La oportunidad para productores detrás del revival de la coctelería: cómo es el negocio

Del campo al trago; si bien muchos insumos son importados, varios son de producción local y algunas empresas comenzaron a dedicarse al rubro

Por |
Tanto con el coriandro, que es el fruto, como con el cilantro, que es la parte vegetativa en la misma especie, se observa un crecimiento.

Tanto con el coriandro, que es el fruto, como con el cilantro, que es la parte vegetativa en la misma especie, se observa un crecimiento.

31deAgostode2021a las15:51

Las especias, condimentos y hierbas están viviendo un momento especial. Con el boom de la coctelería hubo un renacer del consumo de este tipo de productos, que se utilizan para perfumar, decorar y saborizar los tragos.

Botánicos: oportunidad para productores

El auge de la coctelería se traduce en una oportunidad para que los productores sumen nuevos cultivos a sus campos. Ya sea cardamomo, coriandro, enebro, pimientas, canela, jengibre, anís, caléndula, lavanda, hibiscus, pétalos de rosa, eucalipto, manzanilla, maracuyá, frutales o menta, las opciones son variadas. Agrofy News habló con emprendedores del sector para conocer cómo empezaron el negocio, los productos que no consiguen y cuáles son los aspectos que podrían mejorar sobre el acceso a materia prima.

Si bien muchos insumos son importados, varios son de producción local, y algunas empresas comenzaron a dedicarse al rubro, advirtiendo la oportunidad de crecimiento en el rubro de los tragos que prepara la gente en su propia casa.

El boticario botánicos

El emprendimiento de Luciana, El boticario botánicos, surgió el año pasado, en plena pandemia. “Mi esposo venía tomando gin tonic y le costaba conseguir hierbas”, confiesa. Entonces, comenzó a averiguar cómo podía adquirirlas. Como tiene una galletitería, le pidió a su proveedor un kilo de flor de hibiscus.

Pero rápidamente advirtió que detrás del interés de su propio marido, había una demanda concreta. “Empezamos a vender con cajitas y después nos fuimos perfeccionando”, recuerda y narra que al principio comenzaron a vender en una vinoteca de San Nicolás.

Pronto empezaron a lloverle consultas desde otras provincias. “Me contactaron de Rosario, después de distintos lados y empezamos a vender a todo el país a través de distribuidores y también a minoristas a través de vinotecas”, aclara.

En la actualidad trabajan tres personas en la empresa, y por mes comercializan 220 kilos. Los productos los venden en boxes que contienen distintos botánicos para preparar cócteles. “Me planteé hacer un producto de calidad con botánicos de primera, que fuese accesible para todo el mundo, porque veía que el tema del gin tonic venía creciendo cada vez más”, sintetiza Luciana.

Además, el propio éxito del negocio la llevó a incursionar en otros productos, como el mate. “Empecé a preparar, porque veía que todo el mundo te daba las hierbas blendeadas con agregados ya, de burrito, manzanilla, y a veces escuchaba a la gente quejarse, porque era un sabor fuerte”. Así nació la idea de vender cajitas de hierbas para que los consumidores pudieran "blendear" la yerba como más les gustara. “Que le pongan lo que quieran”. Asimismo, decidieron realizar ellos mismos la producción de cítricos deshidratados, que antes tenían tercerizados. Luciana adelanta sus próximos proyectos, entre los que se encuentra una iniciativa para exportar a España y una nueva línea de infusionado de té con distintos botánicos.

Aunque la mayor parte de las especias son importadas, como la pimienta rosa de Brasil, cardamomo de India, pimienta de Jamaica, rosas persas de Egipto y lavanda de Alemania u Holanda, hay una parte que es de producción local. Varias hierbas, como la menta, burrito, cedrón, incayuyo, pasionaria y manzanilla provienen de la zona de Cuyo y Córdoba, el enebro de la Patagonia y las lavandas de Córdoba.

Matías Caccavo Cocteles

Al igual que Luciana, el emprendimiento de Matías también nació durante la pandemia. Él ya tenía una experiencia en el sector, dado que desde hace más de 20 años que se dedica a la coctelería y vivió en distintas ciudades europeas, donde se desempeñó en el rubro. Sin embargo, cuando comenzó la pandemia de Covid-19, estaba en Buenos Aires y decidió emprender junto a su pareja Sofía el nuevo proyecto “Nuestra idea siempre fue acercar el buen beber a la gente. Nuestra intención es enseñar, asesorar, y acercar todos los elementos necesarios para que nuestros clientes puedan explorar el mundo de la coctelería y mixología”, sintetizan.

En la actualidad venden cócteles preparados listos para servir y productos de mixología: almíbares, herbales, frutales, botánicas y florales, como pétalos de rosa, lavanda, jengibre, canela, eucalipto, manzanilla y maracuyá. “También tenemos un pulverizador de menta y limón para rociar el cóctel una vez finalizado y perfumarlo”, agregan. Venden a través de redes sociales y su objetivo a futuro es poder expandir la venta mayorista.

Las hierbas y especias que utilizan y venden las compran en el mercado de Liniers. “Allí encontramos una gran variedad. Además, comprando en los mercados, no tenemos un mínimo de compra como si tal vez algunas distribuidoras nos lo imponían”, resaltan. Sin embargo, se lamentan que en varias ocasiones no encuentran algunos de los productos que buscan. “Generalmente es medio complicado encontrar bayas de enebro, que es una de nuestras principales botánicas, ya que la mayoría de los gin la contienen”.

En este sentido, explican que muchas veces encuentran esa producción al por menor, pero a un precio elevado. “Lo mismo con el cardamomo, no se si es tan complejo de conseguir, pero el precio es muy elevado, aun comprando cantidades grandes”, sostienen.

Los emprendedores agregan que también les resulta complejo conseguir menta fresca. Por eso, debieron realizar su propia plantación, aunque no siempre les alcanza.

Respecto de la posibilidad de trabajar con productores directos, los emprendedores se muestran entusiasmados: “Mientras los mínimos de compra sean acorde a lo que nos sirve a nosotros, estamos siempre abiertos a probar”.

Plantaciones de coriandro en Chaco

“Hace más de un año que producimos coriandro en el interior de Chaco, que es una especie que se utiliza como sustituta de la pimienta blanca en una variedad de productos”, precisa Melina Gisbert, quien trabaja para una empresa que produce este cultivo, sésamo, poroto y  garbanzo y que tiene planificado sumar anís.

Además de Chaco, también tienen coriandro en Santiago, Catamarca, Córdoba, Santa Fe y Tucumán. “La superficie sembrada hoy en día son 3000 hectáreas aproximadamente”. Si bien la compañía se dedica a la exportación a países asiáticos, Melina destaca: “Tanto con el coriandro, que es el fruto, como con el cilantro, que es la parte vegetativa en la misma especie, se observó un crecimiento para coctelería y también para ensaladas y condimento para carnes”.

Temas en esta nota

Cargando...