Crisis hídrica: qué hace la agtech argentina que ayudó a ahorrar más de 60 billones de litros de agua

Fundada en 2014, se expande en la región en un contexto de escasez hídrica; qué requisitos tiene y la ventaja de certificar la Huella Hídrica

Por
Crisis hídrica:  qué hace la agtech argentina que ayudó a ahorrar más de 60 billones de litros de agua
29deOctubrede2021a las11:29

Kilimo es una plataforma de gestión de riego que combina información meteorológica, satelital y de campo para calcular la cantidad de agua que consume un cultivo por día y llevar un balance hídrico ajustado y actualizado de cada sector de riego.

La agtech de riego nació en 2014 en Argentina y ya opera en Chile, Perú y México, acompañando a productores de cultivos intensivos y extensivos. Además, destaca que la plataforma lleva ahorrados más de 60 billones de litros de agua en 150.000 hectáreas monitoreadas en Latinoamérica.

Kilimo, crisis hídrica y riego

Bajo la situación de escasez hídrica que sufre la mayor parte de Latinoamérica, y particularmente la Argentina en la zona de Cuyo, muchos productores del sector agrícola han mostrado interés por la reducción de su Huella Hídrica, indicador medioambiental que define el volumen total de agua dulce utilizado para producir sus bienes. “Hemos avanzado en la adaptación y posterior certificación de la plataforma como herramienta coherente, precisa y transparente en la generación y procesamiento de datos de Huella Hídrica directa verde y azul para la cuantificación de agua de las áreas de cultivos monitoreadas por nuestro sistema. En abril de 2021 Kilimo se convirtió en la primera herramienta certificada en Latinoamérica para el cálculo de huella hídrica”, compartió Jairo Trad, CEO y Co Fundador de Kilimo.

“La crisis hídrica no es un fenómeno pasajero para Latinoamérica. Nuestro compromiso es seguir acercando información al productor y apoyarlo en el uso de una tecnología que resuelve con datos una decisión que tiene más impactos sobre el cultivo que lo que habitualmente se analiza”, agrega. El equipo fundador de la startup lo completa Tatiana Malvasio, Rodrigo Tissera y Juan Carlos Abdala.

Como explica el CEO, una de las grandes ventajas es la posibilidad de poder certificar la Huella Hídrica a través de la herramienta. La huella hídrica un indicador medioambiental que define el volumen total de agua dulce utilizado para producir bienes o servicios. Se mide en litros o m3 por unidad de producto fabricado.

La certificación de Kilimo permite reducir el costo de las compañías que quieran certificar huella directa verde y azul de 2500 a 250 euros. Cabe destacar que la certificadora Tecnalia realizó una auditoría y validó con la metodología WFN (Water Footprint Network) la herramienta Kilimo.

La aplicación utiliza datos meteorológicos de estaciones climáticas abiertas cercanas al campo y determina evapotranspiración potencial (ETo) de cada sector a regar. Esta información, se cruza con imágenes de NDVI -Índice de vegetación de diferencia normalizada- de los 5 satélites con los que trabaja, permitiendo establecer un coeficiente de cultivo (Kc) específico para cada sector de riego. Así se determina la evapotranspiración real (ETc) de cada sector y, combinado con las características de suelo, se realizan recomendaciones precisas de cuándo y cuánto regar.

¿Tiene requisitos? Para los productores (dueño de campo, empleado, productor o miembro agrícola) de hortícolas o frutales se debe contar con un mínimo de 20 hectáreas o mas en Argentina o Chile y un mínimo de 50 hectáreas o más para el resto de Latinoamérica, con cultivo bajo riego tecnificado (pivote, goteo, aspersión, microaspersión, etc).

Para los productores de cereales u oleaginosas (maíz, trigo, soja, etc.) o cultivos industriales (patata, caña, etc.) es necesario un mínimo 200 hectáreas bajo riego tecnificado (pivote, goteo, aspersión, microaspersión, etc).

Actualmente monitorean más de 44 cultivos en todo el mundo como: cerezo, palto, cítricos, nogales, vid, y cultivos extensivos como maíz, trigo, soja, caña de azucar entre otros.

Academia de Riego de Kilimo

Kilimo brindó días atrás una charla sobre “Los desafíos y aprendizajes del riego en época del estrés hídrico”, en el marco del primer aniversario de su Academia de Riego, un programa de capacitación de acceso libre que ya cuenta con más de 65mil personas instruidas y con el claro objetivo de seguir concientizando sobre el buen uso del agua en la agricultura.

“Hace un año comenzamos a generar un espacio de formación virtual continua para acompañar a los productores a poner en práctica mejores prácticas de riego. Nuestro objetivo es generar conocimiento sobre tecnología y buenas prácticas en el uso del agua; llevar un mensaje de responsabilidad ambiental y herramientas que el productor pueda aplicar en su campo o finca”, comentó Trad.

Desde la compañía destaca que Argentina tiene la posibilidad de gestionar el agua: "Existen escenarios como los de cultivos extensivos donde el riego es un complemento y algunas regiones no lo necesitan. Pero este panorama cambia cuando hablamos de cultivos intensivos donde no hay opción: sólo resta la irrigación". En este sentido el productor debe gestionar el recurso del agua, con la claridad de entender que es un bien natural finito y con un déficit en crecimiento a nivel mundial.

“Desde Kilimo impulsamos el concepto de que los productores sean quienes gestionen el agua, que lo hagan pensando en la producción y también en su rol como agente social”, afirmó Trad. 

La Academia de Riego de Kilimo, además de un espacio formativo, es una comunidad de intercambio de experiencias y conocimientos de los productores con los expertos y de los productores con sus colegas de otros países de latinoamérica. “Nos da mucha satisfacción que los productores nos escriban para proponernos temas o que nos sugieran los especialistas. Nos marca que el cuidado del agua es un eje importante dentro de las variables de las empresas de todas las escalas” sostiene Trad. 

El 23% de los participantes de la Academia de Riego son de Argentina y se suman desde las regiones más afectadas por la escasez hídrica: Mendoza y San Juan. A su vez empieza a crecer la participación de productores de Neuquén, Rio Negro. “Hay cada vez más empresas interesadas en mostrarle al mundo que usan bien el agua. El software de Kilimo hace que sea más sencillo el camino hacia ese logro y además ahora les ofrecemos la posibilidad de que aquellos que quieran puedan certificar su huella hídrica a partir de la plataforma” explican

Cuatro pilares para un riego eficiente 

Kilimo propone una combinación de cuatro recursos para potenciar el uso eficiente del agua en el campo o la finca:

  • Educación para el productor
  • Tecnología basada en Inteligencia artificial
  • Información de tres satélites
  • Ingenieros agrónomos a campo para trabajar mano a mano con los productores.

La mirada experta combinada con el análisis de datos precisos hace más eficiente el uso de la tecnología, tanto en productores acostumbrados a incorporarla, como en aquellos que aún se mantienen críticos. “En 2020 optimizamos Kilimo en muchos sentidos: la Academia de Riego nos permitió generar conciencia sobre el mejor uso del agua y los equipos de riego, y el servicio de ingenieros a campo mejoró la experiencia de los usuarios con la plataforma”, afirma Trad. 

Temas en esta nota

Cargando...