Cómo impactó la pandemia en el consumo del mate

Esta práctica se vio amenazada por el avance del coronavirus; cómo sobrevivió

Por
Cómo impactó la pandemia en el consumo del mate
27deDiciembrede2021a las07:32

El avance de la pandemia del coronavirus generó que no se compartan reuniones ni objetos. Esta situación afectó a un gran aliado de la ciudadanía: el mate.

El consumo de mate se vio afectado por la pandemia y se debió reconvertir. A más de un año del aislamiento obligatorio, cabe preguntarse cómo impactó en el consumo del mate.

Para ello, investigadores de las Universidades de Rosario y Entre Ríos estudiaron cómo cambió el uso y la circulación de la infusión. “Si bien el hábito de tomar mate continúa y la cantidad de ingestas diarias no varió de manera considerable, el cambio fundamental se da en el hecho de compartirlo”, explicaron los especialistas.

El informe de Argentina Investiga recuerda que “Cada uno con su mate, nos cuidamos entre todos” fue el lema de una campaña que lanzó el Instituto Nacional de la Yerba Mate. Tenía como objetivo concientizar a la población para tomar recaudos frente al COVID-19.

Los resultados de la investigación señalaron que el hábito de tomar mate continúa y la cantidad de ingestas diarias no varió de manera relevante. Sin embargo, hubo un cambio fundamental.

“Antes de la pandemia, el 96% de quienes tomaban la infusión la compartían con otras personas, pero ese porcentaje bajó luego de las recomendaciones sanitarias. Si bien el 71% lo sigue compartiendo, lo hacen solo con su grupo familiar o conviviente. En tanto, el 66% de los encuestados reconoció el consejo del área de salud. De todos modos, la mitad de ellos volvería a los hábitos tradicionales finalizada la pandemia. Otro cambio importante que arrojó la investigación es la incorporación de otras infusiones, en el 20% de los casos”, se refleja de la investigación.

“Por razones de salud, bajó el porcentaje de personas que comparten el mate con desconocidos que, antes de la pandemia, se unían a la ronda como una especie de ritual de ingreso al grupo”, explicó a Argentina Investiga la directora del estudio, Norma Levrand. Además, destacó que también impactó debido a las restricciones en espacios como plazas, parques, instituciones educativas y espacios laborales, donde era habitual esta práctica.

Mate

El mate forma parte del ADN de los argentinos. Los datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate arrojaron que se consume un promedio 6,4 kg por habitante por año y la yerba mate está presente en más del 90% de los hogares. 

Por otra parte, el hecho de tomar mate es una práctica cultural. El origen del mate se remonta a los pueblos guaraníes, que utilizaban las hojas del árbol como bebida, objeto de culto y moneda de cambio, sostuvo Argentina Investiga.

Este grupo de investigadores propuso que la ronda de mate se considere patrimonio de la UNESCO. “La postulación del mate surge de la iniciativa de trabajar sobre temáticas patrimoniales con una mirada tendiente a su salvaguarda”, afirmó Levrand.

“Es una manifestación que permite una identificación inmediata con los individuos de la comunidad, al tiempo que reconoce ciertos saberes transmitidos”, sostuvo la investigadora. 

Temas en esta nota

Cargando...