Día de la Mujer: se anotó en un concurso, dejó su verdulería y hoy maneja un Scania

Romina participó en un concurso de Scania y ahora sueña con vivir manejando camiones; lejos de los prejuicios, cree en la igualdad e incita a sus pares: “Podés hacer lo que te propongas hacer”

Por |
Día de la Mujer: se anotó en un concurso, dejó su verdulería y hoy maneja un Scania
08deMarzode2022a las18:01

Este año Romina no transita un Día de la Mujer como tantos otros. Hoy, por iniciativa propia y con la certeza de que el camino es hacia la igualdad, transita este 8 de Marzo manejando un camión.

Hace tres meses estaba trabajando en su verdulería cuando vio una noticia sobre un concurso de Scania para mujeres conductoras. No dudó, se anotó, egresó y ahora cuenta su experiencia y con la misma firmeza que sostiene el volante, anima a todas las mujeres a que lo intenten.

“El mensaje no es solo que podes manejar un camión. Este mes (en el concurso) aprendimos que el mensaje es que vos podés realmente hacer lo que vos te propongas hacer, no importa qué género seas o cuál sea tu orientación sexual, sino lo que uno se propone y busca”, afirma en una entrevista con Agrofy News, y abre las puertas de una historia de empoderamiento.

Las rutas de la igualdad

Nació en Río Grande, Tierra del Fuego, y a fines de 2021 tomó una decisión de la que, por lo que se siente en el vibrar de sus palabras, no se arrepiente en lo más mínimo.

“Tengo la voz gruesa, así que tengo el chip de que me faltaba el camión. Por eso dije me voy a anotar, me inscribí, y el 23 de diciembre me llamaron”, cuenta la también dueña de una verdulería, que desecha los estigmas machistas.

Hay un gran prejuicio porque se piensa que un camión al ser grande requiere fuerza. Ves un camión y decís ‘hay que hacer fuerza’. Por ahí ni saben lo que hay que hacer, no se subieron, no lo manejaron, pero enseguida lo relacionan con eso. Está mucho el ‘¿cómo vas a cambiar la cubierta?’, como si alguien fuese a levantarla, y en verdad ningún hombre la levanta, para eso están las gomerías. No se requiere de fuerza sino de ingenio”, argumenta.

En las últimas semanas, Romina, egresada de la tercera edición del programa “Conductora” estuvo al frente de un Scania último modelo. Un camión que puede ser hasta más difícil de manejar que los más antiguos, porque éstos “tienen menos botones”, grafica.

De todas maneras, la tecnología del transporte no le modifica nada a esta flamante camionera. “Yo me veo arriba del camión, me gustó. Nosotras aprendimos y nos capacitamos en lo que vendría a ser lo moderno. Requiere más atención. Yo me veo manejando porque me encantó, volví a mi casa ayer y digo ‘no sé cómo voy a hacer si no consigo un camión en las próximas horas, por lo menos para dar la vuelta a la manzana’ (risas)”, expresa.

Tampoco le teme al “qué dirán” y redobla los preconceptos que, poco a poco, van cayendo. Al mismo tiempo invita a adoptar una nueva visión sobre la convivencia de hombres y mujeres en el mercado laboral.

“Al principio uno lo toma medio a la defensiva, porque sabés que van a venir los comentarios sobre qué íbamos a hacer nosotras (manejando un camión), el típico ‘andá a lavar los platos’ –lamenta-. Me parece que eso ya pasó. Tenemos que ver que podríamos laburar a la par, 50 y 50. Nosotras podemos hacer que esta situación mejore las rutas por ejemplo. Si la mujer estuviera dentro de un camión en la ruta podríamos hacer que se preste más atención al tema de los baños, la higiene. No solo para las mujeres, también para los hombres. Tenemos que ver las ventajas y no verlo como una competencia”.

Somos iguales, podemos tener beneficios juntos. Podemos laburar juntos. Sí estará el que no quiere verlo, no quiere competencia o tiene miedo de que le puedan robar el trabajo o le quiten su lugar y no es así. Venimos a hacer la igualdad, no la competencia”, asevera.

Además, deja sin efecto cualquier cuestión “física” que pueda alterar el trasfondo del debate y reafirma: “No es levantamiento de pesas, que tenes que tener 180 kilos. Estamos hablando de un trabajo. Yo era verdulera, que tampoco es un rubro de mujer, es de hombre. Y sin embargo hace más de un año que tengo una verdulería con mi marido y cargo y descargo camiones, y manejo un refrigerado. Y ahora manejo un camión (risas). Si lo querés hacer solo te lo tenés que proponer, no importa si solo lo hicieron hombres hasta el día de ayer”.

Mujeres abriendo caminos

Sin conformarse y envalentonada con el empoderamiento femenino que desde hace algunos años es cada vez más visible, Romina aprovecha el 8M para abrir el debate y proponer nuevos caminos.

Estaría muy bueno que las empresas le dieran la posibilidad a las mujeres, te digo, hasta a modo de prueba: tomá a una mujer una semana y fijate lo cuidadosa que es, lo respetuosa que es con una señal de tránsito. Ojalá muchas empresas nos den a mí y a las que se recibieron antes en este concurso la posibilidad de trabajar en el medio de transporte. Que muchas mujeres se animen, capaz no lo terminan haciendo, pero que se animen a dar ese paso, lo prueben y después me cuenten, porque una vez que te subiste ahí y sentiste esa adrenalina no te querés bajar más”, resalta.

Y, convencida, sentencia: “Se podría invitar a cualquier empresa a que capacite a mujeres y las pruebe. Se van a sorprender de lo increíbles que son”.

Temas en esta nota

Cargando...