Trigo: el "infierno" que temen los productores ucranianos para la cosecha

Autoridades ucranianas aseguraron que el bloqueo de Rusia a sus exportaciones generarán una escasez mundial de trigo durante al menos tres campañas

Por
Trigo: el "infierno" que temen los productores ucranianos para la cosecha
14deJuniode2022a las12:46

A pesar de las grandes pérdidas que el sector agrario de Ucrania viene registrando en los últimos meses a causa del conflicto bélico con Rusia, los productores se esfuerzan por sacar adelante sus cosechas. No obstante, advierten que los incendios causados por los bombardeos rusos podrían ser un “infierno” para los cultivos en el momento de recolección, en las próximas semanas.

Al respecto, el productor ucraniano Volodymyr Onyschuk dijo a Reuters que el sector buscará “sobrevivir hasta la próxima cosecha”, y manifestó: “La agricultura es uno de los pocos sectores comerciales que está funcionando. Por supuesto que quieren destruirlo. Quieren acabar con esta fuente de ingresos en el país”.

Ucrania –que es uno de los mayores exportadores de granos del mundo- acusa a Rusia de atacar la infraestructura y la agricultura para provocar una crisis alimentaria mundial. Por su parte, desde Moscú culpan a las sanciones occidentales y las minas marinas colocadas por Ucrania por la caída de las exportaciones de alimentos y el aumento de los precios mundiales.

Reuters reportó que el pasado sábado 4 de junio Rusia bombardeó al puerto ucraniano de Nika-Tera, una de las terminales agrícolas más importante de este país del este de Europa. Tras el ataque –que provocó un importante incendio en galpones donde había harinas y granos- los barcos no pudieron cargar y descargar insumos.

Según funcionarios locales, cinco proyectiles alcanzaron un grupo de almacenes y cintas transportadoras de granos en la planta de Nika-Tera. Las explosiones provocaron un intenso incendio en almacenes de harina de girasol. Estos todavía estaban ardiendo durante una breve gira de prensa el domingo. Los elevadores de granos separados en el sitio no fueron tocados. "Están tratando de socavar la seguridad alimentaria en todo el mundo", dijo Georgy Reshetilov, primer subjefe de la administración regional militar de Mykolaiv.

Desde Ucrania aseguraron que las instalaciones agrícolas del país sufrieron pérdidas cercanas a los 34.000 millones de grivnas (1.160 millones de dólares). Además de granos, también se afectó la producción de tomate y una gran cantidad de granjas.

Ante la amenaza de que un bombardeo ruso arrase con los cultivos o los granos almacenados en galpones, algunos comerciantes se resisten a comprar las existencias a los productores por temor a asumir los costos en caso de que las cosechas se echen a perder. Por este motivo, algunos productores venden su producción a precios mucho más bajos que los registrados antes de la guerra. 

En paralelo, el agotamiento de suministros de fertilizantes y sus altos costos, el aumento del precio de combustibles y la falta de compradores de granos, presentan a los productores ucranianos un panorama crítico, donde la falta de fondos obtenidos en esta cosecha podría poner en riesgo la producción del año próximo. 

El gobierno de Ucrania tiene pocas esperanzas en que las fuerzas rusas levanten el bloqueo del Mar Negro, por donde circulan la mayoría de los barcos exportadores. En tanto, se apuesta a construir centros de almacenamiento cercanos la frontera rumana, donde el transporte fluvial es una opción. Al mismo tiempo, se simplificaron los trámites de exportación y se ofrecieron préstamos sin intereses a los agricultores.

Cambios en las cosechas de Ucrania 

Autoridades ucranianas aseguraron que el bloqueo de Rusia a sus exportaciones generarán una escasez mundial de trigo durante al menos tres temporadas, al impedir que este grano llegue a los mercados y disparar los precios del mismo. 

Al respecto, el ministro de Agricultura de Ucrania dialogó con la agencia de noticias Reuters y manifestó: “Estamos hablando de tres cosechas de trigo al mismo tiempo. No podemos sacar la cosecha del año pasado, no podemos cosechar y sacar la actual, y no queremos particularmente sembrar la próxima”.

En tanto, los agricultores ucranianos reemplazaron el maíz por el girasol esta primavera porque las semillas oleaginosas pesan menos por hectárea, pero se venden por más. No se descarta que el trigo también sea reemplazado por otro cultivo. 

Ucrania sembró un total de 6,5 millones de hectáreas de trigo de invierno para su cosecha de 2022, pero los agricultores solo pudieron trillar 5 millones de hectáreas. Eso dejó al menos 5 millones de toneladas de trigo de los 1,5 millones de hectáreas restantes en territorio ocupado que no se pudieron cosechar. 

Antes de la guerra, Ucrania solía exportar hasta 6 millones de toneladas de cereales al mes. Sin embargo, el bloqueo de los puertos marítimos redujo el volumen a 300.000 toneladas en marzo y alrededor de 1 millón de toneladas en abril.

El no poder exportar, hace que Ucrania tenga un excedente de los granos que se llegaron a cosechar. Se estima que las reservas pueden ascender de 55 a 60 millones de toneladas de granos y semillas oleaginosas, pero el país no tiene dónde guardarlos. 

Temas en esta nota

Cargando...