Alerta amarilla por la resistencia a fungicidas: uno de cada diez productores detectó problemas

Esta situación afecta a los principales cultivos: trigo, soja, maíz y cebada; además, se mostró un predominio de triazoles y estrobilurinas

Alerta amarilla por la resistencia a fungicidas: uno de cada diez productores detectó problemas
12deOctubrede2022a las12:51

CAMPANA.- La resistencia a los fungicidas tomó protagonismo entre productores y asesores técnicos por la importancia de la problemática. En el marco del Simposio Internacional de Resistencia a Fungicidas, que organizó UPL, se analizó la percepción en el campo.

Resistencia a fungicidas en Argentina

En el encuentro se destacó la alerta amarilla por la presencia de resistencia en los campos. En este sentido, el ingeniero agrónomo y referente de la Red de Manejo de plagas de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), Juan Andrés Marsigliani, comentó a Agrofy News: “Aparece una luz amarilla porque hay un 10 % de los encuestados que tiene problemas de resistencia. A su vez hay un 40 % que tiene dudas”.

Estos datos surgen de la encuesta que realizó Aapresid a 400 asesores. La asociación destacó que es una buena aproximación y que es importante para ver cómo lo percibe el campo.

Por otra parte, de los datos se observa que la principal resistencia es sobre triazol y estrobilurinas. El relevamiento de los productores y asesores se realizó para cultivos de soja, trigo, y cebada. 

Juan Andrés Marsigliani, ingeniero agrónomo.

La conclusión del trabajo dejó ver que en trigo el principal problema es con las royas, en la cebada con la mancha en red. En el caso de la soja, los principales inconvenientes se dieron con la septoria o mancha marrón. Bajo este marco, el ingeniero agrónomo comentó que aumentó el uso de carboxamidas.

Por su parte, Aapresid resaltó que el resultado de la encuesta es una señal de alerta. Además, advirtió que en muchos casos no se ven buenos controles.

Los datos mostraron un mayor número de comentarios sobre el trigo y la resistencia a triazoles y estrobilurinas. “Eran bastante esperables las respuestas. Lo más novedoso es que aumentó la percepción de la resistencia”, destacó Marsigliani. Este punto se tomó como positivo, ya que al mejorar la percepción empiezan a dispararse mejores métodos de manejo. 

Al mismo tiempo, el ingeniero señaló que el objetivo es generar un mejor manejo para frenar la resistencia. Para ello, resaltan la importancia de la divulgación, ya que el impacto de la resistencia es menos visible para el productor y los asesores. 

“Lo principal es que hubo resistencias a mancha en red, ramularia, cercospora y mancha amarilla. Esa situación nos obliga a planificar una rotación de activos, tomar decisiones basados en umbrales y preguntarse cómo está y cuánto tiene para mejorar”, concluyó Marsigliani.

Temas en esta nota

Cargando...