“No me llega a la rodilla”: el impacto de la sequía en el trigo y la preocupación de una familia del norte de Buenos Aires

La influencer Sol Carrettoni comparó la foto de un lote de 2020 con una imagen de ahora; esperan hasta 15 quintales cuando lo habitual es entre 55 y 65 quintales por hectárea

“No me llega a la rodilla”: el impacto de la sequía en el trigo y la preocupación de una familia del norte de Buenos Aires
21deOctubrede2022a las11:01

“Una foto vale más que mil palabras”, así definió Sol Carrettoni, estudiante de agronomía y productora, la comparación entre un lote de trigo de 2020 y uno de ahora. Frase trillada si las hay, pero que merece usarse una vez más.

La joven, que trabaja junto a su familia en diferentes lotes en la zona de Alberti, Buenos Aires, volvió viral la foto que refleja el impacto de la sequía en el trigo.

La comparación es para que se note gráficamente la altura de los trigos”, contó a Agrofy News Carrettoni. Además, destacó que las plantas ya tienen la espiga y ni le llegan a la rodilla.

La estudiante, que está esperando la nota de su tesis para recibirse, comentó que el cultivo que se ve en la foto de este año cuenta con un menor desarrollo vegetativo. En este sentido, destacó que la mayoría de los componentes de rendimientos establecidos fueron bajos, por lo que el rinde no va a ser bueno. 

Además, puntualizó en que se está en un periodo crítico donde necesita lluvia y la misma no aparece. Carrettoni comentó que en esa zona los rendimientos suelen estar entre 55 y 65 quintales y este año esperan como máximo 15 quintales por hectárea.

La foto que recorre todos los grupos de productores y técnicos compara dos lotes que están pegados. Una imagen de 2020, donde la campaña no representó complicaciones para el desarrollo, y otra de 2022 donde la sequía impactó de manera fuerte.

“Tuvo repercusión porque estamos en la misma”, contó al hablar de la publicación en redes sociales que se hizo viral. La influencer describió que esta campaña viene de varias sequías y heladas tardías en la cosecha anterior de soja. Además, describió que no hay humedad en el suelo; contó que en 10 meses solo llovieron 600 milímetros.

La estudiante manifestó que, más que nunca, hay que agarrar las estrategias posibles y la sabiduría de la facultad para salir de esta situación. “Es importante saber qué estrategia tomar y tener sustento teórico”, aclaró.

La familia Carrettoni tiene tradición en el trabajo agropecuario y en 60 años nunca vio una situación similar. “A mi viejo nunca le pasó de tener que retrasar la siembra de maíz”, contó la joven.

Por el momento esperan a que concluya la campaña fina para analizar los resultados. Sin embargo, ya empezaron a diagramar la campaña gruesa. “Vamos a pasar a maíz tardío y nos volcamos más a soja”, mencionó Sol Carrettoni al adelantar la estrategia para el resto del año.

Temas en esta nota

Cargando...