Sin estrategias para combatir plaga

Por
16deJuniode2000a las08:13

Escribe Patricia Van Ploeg

La lucha contra la carpocapsa está fracasando en el Alto Valle. La pérdidade $ 30 millones por parte de un sector no es una señal positiva para laregión. Los productores y exportadores aportan $ 1,50 por cada tonelada deperas y manzanas que forman parte del fondo destinado a luchar contra laenfermedad. Pero la crisis sectorial y las pérdidas por problemas climáticosdesalientan, muchas veces, a los chacareros a seguir con el plan.

El incumplimiento es impredecible y tiene consecuencias conocidas.

El encargado del programa nacional para el control de la plaga, GuillermoRuso, renunció recientemente al conocerse los datos de aumento de la enfermedadsobre las frutas valletanas. Los niveles de infección superan 20% anual.

El Programa de Lucha contra la Carpocapsa se lanzó en setiembre del ’96,cuando se instalaron las primeras trampas, aunque la plaga está en la regióndesde la década del ’20. El problema se incrementó en los últimos años,generando mayores perjuicios a los concentrados exportadores de la región. Peroel problema más grave es estructural: no existe conciencia, y mucho menosplanificación para enfrentar la plaga.

Tal como se dijera recientemente en Ambito Financiero con relación alreconocimiento internacional de la Argentina como libre de aftosa sinvacunación, si ahora los productores de frutas tomaran la responsabilidad ensus manos -como los ganaderos en su momento-, la enfermedad podría sererradicada. Pero la gran responsabilidad y la planificación estratégicadebería ser asumida por el Estado -en este caso el Servicio Nacional de Sanidady Calidad Agroalimentaria (SENASA)-, encargado de establecer las pautas detratamiento y contralor.

La carpocapsa es hoy el gran enemigo del desarrollo de la principal actividaddel Alto Valle. Depende de la política sanitaria su erradicación, la quepermitiría ganar nuevos mercados e incrementar el volumen de los envíos.

Temas en esta nota

    Cargando...