Lechería busca una salida para su crisis más profunda

23deJuniode2000a las08:08

El sector lechero atraviesa una de las peores crisis de su historia. En laúltima década logró –a fuerza de inversiones y una férrea voluntad de lostamberos– elevar sus niveles de productividad y calidad, hasta llegar aconvertirse en un digno competidor de los principales proveedores mundiales,algunos de ellos fuertemente subsidiados. En muchos casos, esta evolución vinoacompañada de un fuerte endeudamiento, que ahora está ahogando a losproductores.

Cuando éstos contrajeron los créditos, el litro de leche se pagabaalrededor de 23 centavos y los números cerraban, pero ahora –vencidos losplazos de gracia de los préstamos– hay que cancelar las deudas con valores dela producción sensiblemente inferiores respecto del momento en que se tomaronlos créditos.

Los resultados de esta tecnificación, responsable de que la producción deleche pasara de 5.800 millones de litros anuales a los actuales 10.000 millones,están jaqueados hoy por "una reducción del 45 por ciento en el valor quela industria paga a los tamberos", según un informe elaborado por laUnión de Productores de la Cuenca de Mar y Sierras, situada en Tandil,provincia de Buenos Aires.

El trabajo destaca que la distorsión de los precios es aún mássignificativa al comparar los valores en tambo con los de venta al público:"la equivalencia de un litro puesto en góndola es de 6,83 litros en latranquera del tambo".

Cuestionamientos

El papel del supermercadismo como formador de precios –concentra más del60% de la comercialización de lácteos, según un informe de Carbap–, es unode los aspectos más cuestionados por los productores primarios y uno de lospuntos preocupantes a la hora de definir un marco legal definitivo para elordenamiento lechero, objetivo que se incluye en los distintos proyectos de leypara la creación de un Instituto de Promoción de Lácteos Argentinos,actualmente en tratamiento en el Congreso (ver recuadro).

No obstante, la producción argentina, que según algunas entidades provocóuna sobresaturación del mercado interno con la consecuente caída de losprecios, está en retroceso. El último informe de la Secretaría deAgricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagpya) señala que laproducción acumulada entre enero y abril disminuyó este año un 7,2% conrespecto a los niveles logrados en el mismo período del ´99.

Más por menos

Paralelamente, las exportaciones de leches fluidas (expresadas en suequivalente en leche en polvo) se incrementaron entre enero y abril de 2000 un10%, al pasar de las casi 61 mil toneladas vendidas en el mismo período del´99 a unas 67 mil. Ahora, si la mirada se deposita en las exportacionesdestinadas a Brasil, este crecimiento alcanza un 13%, producto de lacomparación de las 43 mil toneladas enviadas entre enero-abril del ´99 con las49 mil del presente período.

Sin embargo, los mayores embarques actuales significaron un retroceso del 3%en el ingreso de divisas (108.488.000 dólares en enero-abril de 2000, contralos U$S 111.657.000 del mismo cuatrimestre del año anterior), situación que seagudizó hasta descender al 14% en el caso de las exportaciones a destinosextrabrasileños (de los 37 millones de dólares obtenidos en el períodocontemplado en el ´99, se pasó a los 31 millones actuales).

El trabajo de la Sagpya destaca que las cotizaciones en dólares por toneladade producto exportado cayeron entre enero y abril del presente año un 11% (de1.835 a los actuales 1.624), aunque especifica que en el caso de los envíos aBrasil la disminución fue del 9% (1.722 del 99, contra 1.566), en tanto quepara el resto de los destinos la merma fue del 16% sobre los 2.116 dólares portonelada pagados en el primer cuatrimestre del año anterior.

Datos reveladores

La disminución en la producción láctea argentina –equivalente al 30% delvolumen total producid

Temas en esta nota

    Cargando...