Aftosa: sin nombres en el contrabando de ganado

24deAgostode2000a las08:17

Los legisladores les reclamaron a los funcionarios la identidad de lospresuntos responsables

Las explicaciones de las autoridades no conformaron a los diputados

Berhongaray negó su renuncia

El 3 de septiembre próximo finalizará el período de incubación del virus

Todavía Antonio Berhongaray y Oscar Bruni no se habían repuesto cuando otraráfaga volvió a hacer blanco:

"Esto es sinónimo de ineficacia e ineptitud -asestó el diputadocorrentino Luis Díaz Colodrero- porque podemos culpar a los paraguayos, pero enrealidad somos víctimas de nuestras propias torpezas".

Así, el titular de la Secretaría de Agricultura y el presidente delServicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) vivieron ayer eldía más tenso desde que reapareció el virus de la aftosa en el ganadoargentino. Murmullos, vehemencia y dudas condimentaron el pedido de informes delos legisladores en la Comisión de Agricultura de la Cámara baja.

Sin dar nombres ni mayores precisiones, los funcionarios sostuvieron que laaparición de la enfermedad fue consecuencia del ingreso por contrabando deanimales infectados desde Paraguay. Según el Gobierno, ya existen tresdenuncias penales asentadas en la justicia de Formosa, Corrientes y Entre Ríosy se preparan otras dos para presentar en el Chaco y Misiones. Sin embargo, enalgunas de estas provincias se dice que no se recibió ningún planteo.

"Queremos que nos ayuden a encontrar a los responsables físicos de estacrisis; les pedimos a las diferentes fuerzas de control que ni siquiera dejensentadas las denuncias, sino que nos provean de datos", reclamóBerhongaray ante un auditorio completo. Consultados sobre los supuestosimplicados en esas maniobras de tráfico de ganado, los funcionarios aclararonque por falta de pruebas no puede identificarse a los presuntos contrabandistas.

"¿Pero cómo presentan las denuncias sin un nombre y apellido?",interrogó impetuoso Díaz Colodrero. "Ocurre que hay firmas que demuestranmovimientos de hacienda que no están debidamente justificados, pero aún seinvestiga", respondió Marcelino Gatti, asesor legal del Senasa.

"A mi juicio -interrumpió el diputado por el Partido Liberal DíazColodrero- fue un apresuramiento, porque así cualquier productor de Formosa,Corrientes o Entre Ríos puede ser contrabandista; presentar las denuncias sinnombres parece sólo un efectismo público del Senasa."

Súbitamente, el diputado justicialista de La Rioja, Adrián Menem, hizoalusión a Elbio Colombo, importante consignatario de hacienda y encargado de latransición de la Secretaría de Agricultura, como uno de los presuntos nombresinvestigados por la Justicia. Esta información fue categóricamente desmentidatanto por Berhongaray como por Bruni.

Por su parte, en conversación con La Nación, Elbio Colombo expresó queningún operador de la firma había intervenido en forma directa o indirecta enoperaciones de importación, venta, consignación o cualquier otra forma decomercialización de ganado procedente de Paraguay desde octubre de 1998.Asimismo, el consignatario informó que se ponía a "disposición de lasentidades del agro para demostrar que la hacienda que ha comercializado es deorigen argentino y uruguayo".

Virus del vecino

"Esto no sirve", arremetió el legislador por el justicialismopampeano Jorge Matzkin contra Berhongaray. "Escuché teorías conspirativasde parte del secretario y esto es muy grave, porque no tiene mayores niveles deprecisiones, es muy poco serio", dijo el legislador.

Expresó, además, que desde el punto de vista político la crisis generadapor la aparición del virus de la aftosa es altamente tentadora para socavar alGobierno: "Entregamos algo que brillaba y ahora no tiene ni lustre",precisó.

En el recinto, las cosas se transformaron cua

Temas en esta nota

    Cargando...