Aftosa: medidas preventivas en la zona fronteriza del Litoral

06deSeptiembrede2000a las08:05

Personal del SENASA trabajó cerca de la estancia donde, según versiones,llegaron reses con aftosa desde Paraguay · Los técnicos llegan a losestablecimientos con pistolas sanitarias · Clarín presenció operativos

VERONICA TOLLER. Gualeguaychú. Corresponsal.

A las seis de la mañana, en pleno campo, el frío se siente en los huesos.La oscuridad y los bancos de niebla comienzan a levantarse hacia las 7, hora enque —según anunciaron— los técnicos del Servicio Nacional de Salud Animal(SENASA), el organismo encargado de supervisar el estado sanitario de losvacunos, deben llegar a la estancia "Don Antonio", en Costa UruguayNorte, a 25 kilómetros de Gualeguaychú y a unos 20 de la Estancia"Centella", donde, según las versiones, llegaron los vacunosparaguayos con aftosa.

Clarín averiguó que el SENASA llegaría a este lugar continuando con su"ronda operativa". Por eso, los técnicos habían solicitado alpropietario de "Don Antonio", Juan Ferrari, que encierre sus 27animales.

"Los vacunadores ya salieron, deben estar por llegar", respondióuna voz femenina en las oficinas del Senasa en Gualeguaychú cuando, desde elcampo de Ferrari, se consultó por la demora. Sobre las 9 llegó una camionetacon dos empleados.

A la distancia, el equipo de Clarín vio lo que pasó. Todo duró menos deveinte minutos. Con una pistola sanitaria, los técnicos del SENASA inyectaron aonce de los 27 animales encerrados: los menores de dos años. La sustancia quese aplicó se encontraba en un frasco blanco sin etiquetar, que llegó y se fueen la misma camioneta. "Me dijeron textualmente 'los vacunamos por siviene el virus'—dijo Ferrari, quien es tesorero de la filial local deFederación Agraria Argentina—. Hace una semana atrás, inyectaron a los 27animales, sin distinción. Para hoy, me pidieron sólo a los menores de dosaños, y les aplicaron un refuerzo.

En ningún momento se les extrajo sangre para muestras. No me dejaronconstancias ni me hicieron firmar planillas. Traían sólo la pistola deinyectar, y los frascos en las cajas de telgopor".

Días atrás, el jefe del SENASA para la Mesopotamia, Chaco y Formosa,Alejandro Rosa, le aseguró a este diario que "sólo estamos extrayendosangre para muestras serológicas. Y en algunos casos muy puntuales dedesnutrición, les aplicamos un suero llamado 72H". Y afirmó: "En laArgentina no se está vacunando. Lo que pasa es que nuestros vacunadores sonconocidos con ese término, y concurren al campo con agujas, jeringas yextractores de sangre. Y eso confunde a los productores".

Desde "Don Antonio", el personal del SENASA se dirigió alestablecimiento contiguo, "La Ilusión", de Rodolfo Scianamea, dondese encontraban dos rodeos: el de Scianamea y el de Hipólito Ferrari, del campo"San José", ubicado en Costa Uruguay Norte, a 11 km de rutainternacional 136, camino al Puente Fray Bentos - Gualeguaychú. Este últimohabía llevado sólo 6 novillitos de un año. "El sábado me pidieron quetrajera hoy a los menores de un año —dijo a Clarín—. No extrajeron sangrea ningún animal, sólo los inyectaron. Me dijeron que era un refuerzo para laaftosa. No me quedó ninguna constancia".

También Scianamea dijo que era la segunda vez que el SENASA lo visitaba enpocos días. "La semana pasada vacunaron a todo mi rodeo, de 130 vacunos, yhoy aplicaron un refuerzo a unos 40 animales, menores de dos años, incluso losque sólo tienen días —explicó—. No seleccionaron para nada animalesdesnutridos. No tomaron muestras de sangre en ningún momento, sóloinyectaron".

Félix Bacigalupo, administrador de un establecimiento ubicado en Rincón delGato, al sur del departamento Gualeguaychú. "El SENASA estuvo diez díasatrás haciendo la primera 'vacunación'— dice—. Fueron 400 animales

Temas en esta nota

    Cargando...