Malo II: el campo ya perdió $ 100 millones por aftosa

13deSeptiembrede2000a las08:50

Escribe Patricia Van Ploeg

La aparición de actividad viral de fiebre aftosa en la Argentina y sudifusión un mes atrás ya provocó un lucro cesante de $ 100 millones para elcampo. En realidad, el sector perjudicado fue el ganadero, especialmente vacuno,y su cadena de comercialización que fue afectada por cierres de los mercados deexportación y cese de los traslados de hacienda y remates feria. Pequeños ygrandes empresarios fueron golpeados por igual frente a las restriccionessanitarias impuestas por los países compradores.

Sin embargo, el freno impuesto a las colocaciones de carne argentina en elexterior no repercutió en los precios internos de la hacienda. El mercado deganado, que operó normalmente en Liniers durante el último mes, se mostrósostenido con precios que hoy rondan en $ 0,90 para novillos. Para losconsignatarios no es fácil calcular las pérdidas provocadas por la aparicióndel virus de aftosa en la región. La paralización de la venta de hacienda noes considerada una pérdida sino un traslado financiero, ya que los rematessuspendidos y la merma de actividad por las ventas directas se recuperarán enlos próximos meses.

Precio sostenido

Para Ignacio Gómez Alzaga «tras la liberalización del movimiento dehacienda y el control de la situación sanitaria habría bastante oferta deinvernada, pero como hay demanda el precio se mantendría sostenido».

No obstante, se indica que las ventas directas compensaron -y compensarían-la sobreoferta de esta época.

En tanto, los productores que no pudieron sacar ganado desde sus camposprolongaron los pastajes que luego recuperarán con kilos. Los desfasesfinancieros serían cubiertos con los fondos que cedería el Banco de la Nacióncon tasa subsidiada por la Secretaría de Agricultura. De hecho, el presidentedel Banco de la Nación, Chrystian Colombo, estimaba la necesidad de $ 30millones para cubrir las necesidades financieras de productores yconsignatarios.

En los frigoríficos se calcula que el cierre de los mercados ya representa40% de lucro cesante para los ingresos del sector. Según admitía ayer HéctorSalamanco, titular de la Asociación de Industriales Argentinos de Carne (AIAC),que nuclea a los grandes frigoríficos exportadores, el cierre de EstadosUnidos, Canadá, Chile, Brasil, entre otras plazas, provocó el cese de faena yla paralización de plantas. El efecto aftosa habría sido el conflictodesencadenante para un sector que ya arrastra problemas financieros ajenos a lasanidad.

Contenedores parados

La paralización de los envíos a los países del norte -que permitieron elingreso de u$s 70 millones durante el primer semestre de 2000- sigue vigente: 60contenedores en Estados Unidos y 30 en Canadá están detenidos por la medidaadoptada por los gobiernos del NAFTA. La estadía de cada contenedor sigueacrecentando los costos, especialmente los que transportan producto refrigerado.Los exportadores esperaban colocar 340.000 toneladas de carne en el mundo esteaño por un valor superior a los u$s 600 millones. Si la situación sanitaria ylas relaciones bilaterales con los principales compradores no se resuelve en elpróximo mes, el total de colocaciones de carne apenas superaría los u$s 350millones este año. Por lo pronto, durante agosto y setiembre habrán dejado deganar u$s 50 millones.

El sector ovino también sufrió el coletazo de la decisión de China deimpedir el ingreso de subproductos ganaderos y entre ellos la lana, querepresenta un ingreso por un valor de u$s 23 millones anuales. No obstante, lavisita presidencial a ese gigante de la demanda posibilitó la aclaración yChina seguiría comprando normalmente. La medida china sólo tenía carácter debarrera paraarancelaria, ya que la lana que exporta la Argentina es lavada ypeinada con un proceso que le eleva la temperatura a 60°C, hecho queeliminaría la presencia de cualquier virus. La libera

Temas en esta nota