Se suman las dudas contra transgénicos

Por
28deSeptiembrede2000a las08:42

«En Buenos Aires hay presiones de compañías multinacionales para imponeralimentos transgénicos a los consumidores», aseguró el coordinador europeo dela entidad ecologista Amigos de la Tierra, el alemán Martín Rocholl.

El biólogo denunció que las grandes empresas son las principalesinteresadas en imponer los productos transgénicos, los cuales, dijo, «no se hademostrado que sean inocuos para la salud». Al definir el impactosocioeconómico en la distribución de productos genéticamente modificados, elbiólogo alemán sostuvo que «las grandes empresas hacen fuertes inversionespara introducir esas novedades en el mercado, que los impulsa a tratar deimponerlas al consumidor, a quienes les deja poco margen de elección».

Concentración

También señaló, entre otras consecuencias, que «se ve el efecto de laconcentración de toda la cadena que va desde la producción hasta el alimentoen una góndola, que trata de ser absorbida por grandes corporaciones».

Rocholl admitió que «no se puede demostrar que los transgénicos seanpeligrosos o todo lo contrario» para la salud humana, pero advirtió que laAsociación Médica Británica, por ejemplo, «ha alertado» que es posible«una producción de toxinas en función de interacciones no conocidas» ysugirió que «se suspenda la producción».

En ese sentido, el científico dijo que Amigos de la Tierra «ha solicitadouna moratoria por cinco años sobre la liberación a los mercados de nuevostransgénicos».

Tras señalar que el objetivo de las entidades ambientalistas es «demostrarque no se sabe lo suficiente» sobre los transgénicos, el especialista dijo que«los europeos los rechazan porque no quieren ser conejillos de Indias en unexperimento a escala mundial».

El especialista se pronunció por «evitar la contaminación genética», esdecir, «la posibilidad de que genes transgénicos sean transferidos a especiessalvajes o especies cultivadas».

«Las empresas deben hacerse responsables ante el público si algo funcionamal. En este momento dicen que no tienen problemas con los transgénicos, peropor el otro tienen una lucha feroz contra una ley de responsabilidad ambientalque los haría responsables legalmente en caso de que no fuese así», indicóRocholl.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota