Denuncian ventas irregulares en comercialización granaria

Por
17deNoviembrede2000a las08:54

En las últimas jornadas, aparecieron compradores de granos ofreciendo a losproductores comprar el trigo que cosecharán en diciembre/enero, pero pagándoloahora.

Esta modalidad se utilizaba mucho hasta hace dos años. Pero losincumplimientos e inconvenientes que trajo aparejado este tipo de negocios alsector, hizo que se dejara de utilizar. En ese momento los compradores eran losexportadores y los molineros. En tanto, los vendedores eran los acopios,cooperativas y productores. Y en el medio de ambas puntas, se encontraban loscorredores, quienes «avalaban» las operaciones firmando un papel que sedenominaba carta garantía.

Lógicamente, cuando por algún motivo, el contrato no se cumplía, loscompradores intentaban ejecutar a los vendedores incumplidores y a loscorredores garantes. En el primer caso, era bastante difícil el cobro, ya quelos vendedores que realizaban este tipo de negocios, generalmente se encontrabanen una situación financiera complicada. En cambio, los corredores debíancumplir con su rol de avalistas, en principio por la fuerza legal de la cartagarantía firmada, y luego porque si el corredor no respondía con esta deudaante el comprador, su prestigio se vería devaluado y por ende, su carreracomercial se interrumpiría abruptamente en el mercado granario nacional.

Operación

Ahora, el negocio es diferente. Porque los que ofrecen esta modalidadcomercial, es gente que poco tiene que ver con el tradicional mercado granario.Los que compran y ponen el dinero, son usureros, prestamistas y valijeros. Hoyen día están pagando 80 dólares por tonelada el trigo puesto en puerto. Elpago se realiza en el momento de la firma de los papeles y el vendedorentregará la mercadería en el momento de la cosecha (diciembre/enero). Sianalizamos los valores, el trigo enero/2001 cotiza 107 dólares por t. Estevalor contra los 80 dólares que hoy pagan, representa una ganancia para los queponen el dinero, de 33% en tan sólo 60 días. «Prefiero ganar 2 o 3 dólarespor tonelada que ganarme un problemón...», comentaba un experimentadocorredor.

Y a pesar de que estos negocios son realmente arriesgados, muchos productoresestán entrando en esta variante comercial. La desesperación, la incertidumbre,las necesidades económicas, la falta de dinero de los productores y la viveza yrapidez de estos compradores, hicieron que se genere esta operatoria. Losvendedores avalan estas ventas (recordemos que existen 60 días deincertidumbre, hasta el momento de la cosecha y entrega del trigo) con todo tipode documentos. Pagarés, hipotecas, contratos sobre producción, chequesdiferidos, y todo aquello que sirva de supuesta garantía para los adquirentes.Cabe destacar, que la mayoría de los negocios se realizaría en negro o fueradel circuito comercial legal, donde los compradores trabajarían al margen de laley.

Este tipo de negocios, está causando el repudio generalizado del sectorgranario tradicional. Ya que no hace otra cosa que desvirtuar y desprestigiar lanormal comercialización de cereales, donde son muchos (su mayoría) lospartícipes que cumplen con todos los requisitos que marca la ley.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota