Dura reacción por trabas de Brasil a la leche argentina

Por
11deDiciembrede2000a las09:04

Para los industriales, es "catastrófico"

Dicen que la aplicación de aranceles del 46 % es una represalia por elprecio mínimo de los pollos

En Brasil los denuncian por exportar leche en polvo a precios inferiores alos del mercado

Un nuevo cimbronazo dentro del Mercosur amenaza con herir fatalmente a laindustria lechera argentina. El Departamento de Defensa Comercial (Decom) deBrasil reclamó a su gobierno cobrar un sobrearancel del 46% a a seis firmaslíderes del sector porque supuestamente exportaron leche en polvo a preciosartificiales que deprimieron los valores internos de ese país. Las ventasargentinas a Brasil alcanzan los 200 millones de dólares anuales y es elprincipal mercado -casi excluyente-.

"Esto directamente sería nefasto, catastrófico", consideró LuisJullier, presidente de la industria láctea Milkaut, acerca del veredicto delDecom y, al cabo de una pausa, expresó que la determinación brasileña esinconsistente.

"Según nuestro concepto, no hubo dumping porque no existió ningúndaño a la industria brasileña, que este año siguió creciendo sinproblemas", sostuvo Jullier, al tiempo que reclamó la urgenteparticipación del Gobierno para delinear una estrategia de negociación conBrasil.

De todos modos, voceros de Cancillería dijeron que el Palacio San Martíncolaborará sólo "desde el punto de vista de la política exterior" ydejaron en claro que la mayor responsabilidad corre por cuenta de la Secretaríade Industria o la cartera de Agricultura. Por su parte, mañana los empresariosrealizarán una reunión para elaborar un plan de choque, dado que dentro de lospróximos 15 días deben presentar su descargo ante las autoridades brasileñas.

"El daño para la industria sería enorme porque disponemos deexcedentes permanentes de producción para destinar a Brasil", comentóAlfredo Williner, director de la firma Sucesores Williner SA, que factura 140millones anuales y posee un plantel de 1000 empleados.

A juicio del analista Alberto Lesser, la acusación de Brasil es"difícil de demostrar" y responde a una acción política encaradapor los propios productores brasileños para proteger su mercado.

El presidente de Milkaut, cooperativa compuesta por 1200 productores lecherosy una facturación anual de 220 millones de dólares, opinó que la industrialáctea brasileña es muy poco competitiva. "En la Argentina, una vacaentrega 20 litros por día y en Brasil apenas 4 o 5", explicó Jullier sindescartar que la determinación del Decom es una represalia por la política deprecios mínimos establecida por la Argentina para los pollos brasileños.

Consultado sobre la gravedad del asunto el empresario no dudó en declararque, de concretarse el arancelamiento, el negocio lechero prácticamente sevolvería inviable.

Hugo Luis Biolcati, director de la Sociedad Rural Argentina y uno de losproductores de leche más importante del país -170.000 litros diarios- , dijoestar preocupado: "Es grave porque los perjudicados como siempre terminamossiendo los productores agropecuarios", expresó.

Para el dirigente, una posible solución sería negociar con Brasil elmantenimiento de los aranceles extra Mercosur (30%) que deberían descender apartir del 30 del actual. "Los brasileños estaban muy interesados ensostener los valores de ese arancel y la Argentina era reacia. Pero ahora hayque adherir y acordar", reflexionó Biolcati.

Temas en esta nota