Incineran toros por vaca loca

Por
06deFebrerode2001a las08:41

Madrid (AFP) La psicosis de la enfermedad de la «vaca loca» alcanzó almundo de la tauromaquia en España donde, por primera vez, fueron incineradoslos toros después de una corrida, en vez de proceder a la tradicional venta desu carne.

Incluso las orejas, cortadas en recompensa por la faena de los matadores,fueron incineradas y no lanzadas al público como solía suceder cuando eltorero celebraba su triunfo.

Nadie sabía todavía cuál sería la suerte de la carne del toro de lidia,pero el suspenso terminó el domingo por la tarde en Valdemorillo, a 30 km alnordeste de Madrid, cuya feria es una de las primeras de la temporada taurina enEspaña: los astados debían ser incinerados. El director de la plaza, MaximinoPérez, citado ayer por el diario «El Mundo», se quejó de no haber sidoprevenido sino tardíamente de la obligación de quemar a los animales.

La incineración de los toros de lidia plantea un importante problemaeconómico. El precio del transporte y de la cremación, evaluado en 300.000pesetas (alrededor de 1.500 dólares) por seis toros, añadido a la falta debeneficios por la comercialización de la carne, debería repercutir en lascuentas de las autoridades de las plazas y, en consecuencia, en el precio de lasentradas.

La legislación europea sobre la detección de la Encefalopatía EspongiformeBovina (ESB) no excluye a los toros de lidia, incluso si todo el mundo enEspaña está de acuerdo en que estos animales, criados en libertad y objeto detodos los cuidados en materia de alimentación, no tienen nada que temer de lasharinas cárnicas causantes de la enfermedad de las «vacas locas».

Temas en esta nota

    Cargando...