Tironeos por la cuota Hilton

Por
20deSeptiembrede2002a las08:21

En su primera visita a la provincia como secretario de Agricultura de la Nación, el bonaerense Haroldo Lebed llegará a una de las mayores muestras ganaderas del país, la de Jesús María, y también a una región símbolo de la explosión agrícola de los últimos años en el país. En ambos rubros, los mercados internacionales y las perspectivas de exportación se muestran con señales alentadoras, pese a que en la agenda del sector hay marcadores en rojo, especialmente sobre algunas iniciativas del Gobierno que tienen que ver con la política tributaria.

En materia de carnes, el desembarco de Lebed en la tribuna jesusmariense vendría de la mano de definiciones sobre la distribución de las 10 mil toneladas extra de cuota Hilton que concedió por única vez la Unión Europea a la Argentina, para el ejercicio 2002/2003. La resolución está pendiente desde julio (el anuncio europeo sobrevino cuando todavía estaba al frente de la cartera Rafael Delpech) y en el sector frigorífico se ha desatado una puja en torno a este reparto sobre la cual Lebed deberá laudar. En el caso de Córdoba, la Provincia gestionó una compensación de tonelaje por haber reanudado sus exportaciones con dos meses de retraso sobre el resto del país, debido al último brote de aftosa que se produjo a principios de año en el sur cordobés. Si se mantuvieran los criterios de distribución por performance exportadora, Estancias del Sur perdería su nivel de cuota actual de 1.500 toneladas, debido a que no pudo alcanzar el mínimo de 300 toneladas en junio, cuando venció el cupo 2001/2002.

Desde algunas provincias –Córdoba es una de ellas– y cámaras que agrupan a frigoríficos regionales, se insiste en que se adopte un criterio de regionalidad (tomando como referencia el stock ganadero) y también una política de apoyo a nuevos emprendimientos en el reparto de este cupo extra de 10 mil toneladas (la cuota histórica anual es de 28.500 toneladas). De todos modos, un seis por ciento (600 toneladas) están para repartir entre los proyectos de asociación entre productores y frigoríficos, de los cuales en la provincia se presentaron cuatro, a razón de 50 toneladas. Aquí la comisión de selección también tendrá bastante trabajo, porque desde las distintas regiones ganaderas del país se presentaron más de 50 proyectos, que apuntan a explotar las mejores perspectivas que se abren para producir novillos pesados para la exportación.

La grilla impositiva

El ruralismo provincial nucleado en Cartez aspira a dejar en manos de Lebed un estudio –que estuvo a cargo de su comisión tributaria– que dimensiona y procura demostrar “el peso excesivo” de la presión impositiva actual sobre el campo. En la grilla se ubicó no sólo lo que las distintas actividades dejaron de percibir por las retenciones, sino también la carga en materia de impuesto inmobiliario, bienes personales y ganancias. Un capítulo aparte tiene que ver con el proyecto de reducción del IVA en granos, hasta aquí en suspenso en el Congreso, pero fogoneado desde Economía y la Afip.

Temas en esta nota