En el Delta del Paraná cambian explotación forestal por ganadería

Por
20deSeptiembrede2002a las08:16

Según estudios realizados por los especialistas Arturo Arano y Enrique Torrá del INTA regional, esta actividad es una alternativa viable para la región si se complementa el aprovechamiento de pastos naturales -que crecen dentro de los montes cultivados- con el de campos donde ya se han controlado las inundaciones.

Ambos técnicos subrayaron que en esas condiciones de manejo del agua, la calidad de las especies forrajeras naturales resulta óptima.

En ese contexto, indicaron que los ríos y arroyos representan, por sola existencia, barreras que dificultan la propagación de enfermedades en los animales, por lo cual también disminuyen los costos veterinarios que podrían destinarse al control de los vacunos.

Sugieren, empero, que se utilicen razas británicas y sus cruzas, con cargas animales equivalentes a 0,4/0,6 unidad vaca por hectárea, debido a que con ese manejo, ya se lograron terneros de destete de 7 meses, con un peso que osciló entre los 180 y 190 kilogramos.

Además, destacan, la longevidad de las madres varía entre 10 y 12 años y el estado de las vacas de refugio es habitualmente muy bueno.

Considerando esos resultados y la proximidad de la zona a centros de comercialización de hacienda, los técnicos del INTA indicaron que se presentan en la zona óptimas perspectivas para lograr un producto de bajo costo, con marca y calidad diferencial certificable, y adecuado a las exigencias del mercado local e internacional.

Asimismo, las investigaciones efectuadas son aplicables a un sector del Delta entrerriano y resultan válidas para unas 400 mil hectáreas, concluye el estudio.

Temas en esta nota