Una posible sequía afectaría los cultivos de soja en Tucumán

Por
30deOctubrede2002a las08:11

El meteorólogo Juan Minetti pronosticó que las precipitaciones serán buenas en el sur y en todo el pedemonte. Una advertencia para los agricultores. Los datos.

La falta de agua, que sirvió para que las cosechas de caña, de limón y de soja se desarrollaran sin inconvenientes, finalmente perjudicó al trigo, que aún se está cosechando en la provincia. La escasez de humedad hizo que este grano perdiera un 30% de rinde en promedio.

“Ahora, cuando aún falta trillar un 35% de trigo, especialmente en el sur tucumano, la lluvia de las últimas dos jornadas sólo vino a complicar la campaña”, señaló el consultor agropecuario Oscar Ricci.

Computando las pérdidas, los productores esperan obtener una cosecha de alrededor de 150.000 toneladas de trigo, de una superficie algo superior a las 100.000 hectáreas. No obstante, los resultados finales estarán influenciados por los daños que puedan ocasionarse tras las últimas lluvias.

Los precios del grano son aceptables: rondan los 400 pesos por tonelada, sin sumar fletes. A principios de la campaña los valores oscilaban los 500 pesos por tonelada.

Algunas dificultades

Una de las principales dudas de los productores de granos de la provincia es cómo se comportará el clima de aquí en adelante. El director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, Juan Minetti, pronosticó que durante el verano se registrarán varios golpes de calor en Tucumán. “La distribución de las lluvias será despareja. Calculamos que se producirán buenos niveles de precipitaciones en el sur de la provincia, pero habrá algunas dificultades en la zona norte, donde puede faltar agua”, remarcó.

El especialista anticipó que se esperan lluvias de importancia a finales de noviembre y a principios de diciembre. “Durante los primeros 10 días de diciembre habría un golpe de calor que podría afectar las plántulas de soja”, apuntó.

Los pronósticos señalan posibles golpes de calor para comienzos y fines de diciembre, inicios y finales de enero y comienzos de febrero. “Según los datos de hoy, que deben actualizarse más adelante, en el período febrero-marzo habrá un buen nivel de humedad en toda la zona que está pegada al cerro, pero se espera una seca en la zona este”, indicó Minetti.

Especial cuidado

Esta posible sequía en el este provincial podría perjudicar a la soja cultivada en esa zona que haya superado el período de floración y la posterior formación de vainas, y que se encuentre en la etapa de llenado de granos. Es por eso que los agricultores deberán tener especial cuidado en la elección de las variedades y de los ciclos de cultivo.

Por último, Minetti advirtió que si se mantiene el frío austral y el que se vive en toda la costa de Chile, podría esperarse la aparición de heladas tempranas en Tucumán, entre fines de abril y comienzos de mayo.

PERJUICIO. La posible sequía en la zona oriental de la provincia afectaría al llenado de granos de soja.
Problemas en la siembra

Minetti advirtió que será muy difícil que se logre un buen nivel de humedad en los suelos hasta el mes próximo, cuando se inicie en Tucumán la siembra de granos gruesos (soja y maíz). “Habrá restricciones de lluvias a comienzos de noviembre”, apuntó. Dejó en claro que las últimas precipitaciones no resolvieron la falta de humedad de los suelos, generada tras la pasada sequía.

La falta de agua favoreció al limón y a la caña, pero perjudicó al trigo. Los golpes de calor.

Temas en esta nota