Rechazo del agro a la falta de ajuste impositivo por inflación

20deDiciembrede2002a las08:15

El agro rechazó ayer categóricamente la negativa de la cartera de Economía de no aplicar un ajuste inflacionario para el pago del impuesto a las ganancias de este año porque consideran que el cálculo es "ficticio" .

Una de las cámaras que agrupan al sector frigorífico advirtió, además, que para evadir este tributo comenzó a notarse un incremento de las operaciones en negro y la faena clandestina de hacienda en diferentes lugares del país, como el Gran Buenos Aires (GBA).

La Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) sostuvo que se ha profundizado la escasez de hacienda para la venta formal y, por el contrario, aumentado las transacciones indocumentadas tanto de carne como ganado.

"El incentivo a la evasión está en la imposibilidad de actualizar por inflación los balances, para la determinación del impuesto a las ganancias", consideró Ciccra, al tiempo que explicó: "Muchas empresas y productores deben cerrar el ejercicio anual el 31 del corriente, por lo que difieren las ventas para el próximo año, en el que repondrán invernada a valores semejantes a los de venta".

Diferencia de precios

Desde principios de año, el kilo vivo de hacienda sufrió una suba de más del 100 por ciento y actualmente se ubica en los 2 pesos por kilo. "Esos animales fueron comprados por 0,70 peso el kilo vivo para invernar y hoy generan una utilidad ficticia que ningún productor está dispuesto a pagar", señaló la entidad de la industria frigorífica.

Otro de los datos que demuestran las distorsiones dentro del mercado de comercialización de carnes es la disparidad entre el incremento del ganado y la carne, que apenas aumentó entre un 20 y un 35 por ciento. "En los supermercados es posible que absorban la suba sin trasladarla a la góndola, pero en las carnicerías eso resulta improbable", dijo un alto directivo de un frigorífico.

El sector de la carne se volvió poco menos que célebre en la década del noventa por los altos índices de evasión fiscal del impuesto al valor agregado (IVA), que ascendía al 21 por ciento. Se llegó a calcular un quebranto fiscal de unos 600 millones de dólares anuales.

Luego, con la disminución a la mitad de ese tributo, el supuesto incentivo para evitar pagarlo desapareció y la comercialización en negro dejó de ser atractiva. Pero ahora, al parecer, la declaración de ganancias de este año trajo nuevamente al ruedo los antiguos vicios de un sector muy atomizado y, en muchos casos, marginal.

"Aquellos productores que tienen la necesidad de efectivo venden por medio de algún canal informal, generando evasión y competencia desleal", expresó Ciccra.

En los últimos treinta días se realizaron inspecciones a empresas frigoríficas del segundo cordón del GBA en las cuales se constataron infracciones y se decomisaron 300 medias reses y 70 animales en pie. "En uno de los procedimientos no sólo se verificó mercadería clandestina, medias reses y jamones, sino también electrodomésticos", advirtió Ciccra.

La Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca) confirmó que además de las suspensiones por 5 días de dos plantas frigoríficas, en Azul y 25 de Mayo, se dispuso la clausura de cuatro cámaras frigoríficas en Laferrére y los partido de San Martín y Moreno.

Quejas por ganancias

Precisamente, ayer las principales entidades de productores agropecuarios criticaron a la cartera de Economía ante la negativa sobre la posibilidad de realizar un ajuste inflacionario en el caso del impuesto a las ganancias. "La salida de la convertibilidad se produjo en medio de un ciclo productivo y provocó asimetrías entre la compra y la venta, con lo cual la ganancia es totalmente ficticia", dijo Coninagro.

A su vez, la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez) consider

Temas en esta nota

    Load More