Dudas sobre intención de siembra en trigo

A un mes del inicio de la campaña de trigo el ánimo de los productores fluctúa entre mantener la misma superficie que el año anterior o reducir hectáreas.

Por
21deAbrilde2003a las08:18

A un mes del inicio de la campaña de trigo en la provincia mediterránea, el ánimo de los productores fluctúa entre mantener la misma superficie que el año anterior o reducir hectáreas para destinarlas a maíz o soja de primera

En Córdoba todavía no está claro cuál es la intención de siembra de trigo para la próxima campaña. Después de una cosecha 2002/03 que se vio perjudicada por la seca, los productores de la provincia mediterránea se acercan al momento de la implantación del cultivo con un precio enero 2004 en torno a los 105 u$s/t. Un año antes, al momento de la siembra, la posición enero 2003 del cereal cotizaba alrededor de los 120 u$s/t.

Según José María Borleto, un importante productor en Córdoba, el área triguera en esa provincia podría mantenerse igual o decrecer 4 o 5 por ciento respecto de 2002. Esto debido, además del horizonte de precios, a la variabilidad en los rendimientos obtenidos en las últimas campañas y al deterioro en la relación entre el precio del cereal y el de los insumos. Sin embargo, el productor puntualizó que todos estos factores influirían más que nada en la decisión de siembra de los productores medianos a chicos, ya que los grandes tienen sus esquemas de rotación más establecidos.

"Si bien el margen económico del doble cultivo trigo soja puede ser muy similar al de una soja de primera, el trigo es importante en mi rotación por el aporte de rastrojos con alto contenido de carbono", explicó el productor en diálogo con Infochacra.

En tanto, desde Montecristo, en el centro de la provincia, el productor y cerealista Fernando Gazzoni sostuvo que las lluvias ocurridas en la última semana reavivaron los ánimos respecto de la siembra del trigo. "El productor estaba muy influenciado por la falta de agua en los cultivos de gruesa, así como por la relación de precios con los insumos", sostuvo.

Si bien reconoció que los precios a cosecha no son tan estimulantes como los del año pasado, opinó que pueden haber factores externos que mejoren los precios. "Yo siempre digo a los productores que primero lo cosechemos y después veamos qué pasa, en el sentido de cómo se venderá ese trigo", dijo con tono optimista. "El año pasado los rindes fueron malos, pero generalmente tenemos muy buenos rindes, del orden de los 3.500 kg/ha, que sumados a los 2.500 a 2.800 kg/ha de la soja de segunda da un número interesante", agregó.

Algunos analistas de mercado locales especulan, en cambio, que los productores en la región triguera norte elegirán prescindir del cereal para pasar directamente a alguno de los dos cultivos de verano más frecuentes en esta región: el maíz o la soja de primera.


 

Temas en esta nota