En el norte bonaerense, el trigo con lo "justo"

La tecnología será sólo la necesaria

Por
09deJuniode2003a las08:25

En los primeros años de la década del 90 los empresarios del CREA Alberdi apuntaban a trigos de 40 q/ha y, en algunos casos, de 45 q/ha

Generalmente, el rinde final promedio del grupo se acercó a lo esperado. Pero el dato es que a partir del período 2000/01 el cultivo comenzó a complicarse. Ese año esperaban 40 q/ha y obtuvieron un promedio de 36 q/ha. Y al año siguiente (2001/02) la media de rinde en el grupo CREA fue de sólo 20 q/ha. En la última campaña se lograron alrededor de 25 q/ha. Y esto ocurrió en muchos campos de la región triguera norte.

Los rindes máximos registrados en la década del 90 -sin contar dos ciclos con ataques de Fusarium- se ubicaron en un rango de 40 a 50 q/ha (con picos a veces superiores a los 50 q/ha). Pero en las últimas dos campañas ningún planteo del CREA logró superar los 40 q/ha. No hubo reducción de tecnología. Al contrario. Se trató, entonces, de una limitante presente en el ambiente. La cuestión es que en las últimas cuatro campañas se observó un incremento progresivo de problemas por enfermedades (especialmente de hoja).

"Un tema que nos complica en el trigo es que, si bien existen muchas variedades disponibles, no es fácil encontrar materiales en los cuales se presente un equilibrio entre buena sanidad y rinde potencial óptimo", apuntó Gerardo Chiara, asesor de los CREA Alberdi y Bragado, durante una jornada técnica realizada en Junín por la región norte de Buenos Aires de Aacrea.

Causas

¿Cuáles serían las causas de las limitantes del trigo? La primera sería un cambio climático. "Seguramente ese cambio será temporario, pero lo cierto es que no sabemos si el año que viene va a ser un año normal o no en temperaturas, amplitudes térmicas, radiación o precipitaciones", proyectó Chiara.

En octubre y noviembre de los últimos años -meses en los cuales el cultivo se encuentra en período de floración y de llenado de grano- las lluvias han registrado un considerable incremento respecto del promedio histórico.

La media de los últimos 25 años en el bimestre octubre-noviembre es de 210 milímetros en Alberdi. Pero en los ciclos 2001/02 y 2002/03 se registraron precipitaciones superiores a 315 milímetros en dicho bimestre. Además, mayores días de lluvias implican una menor radiación para el cultivo.

"Otro factor que sufrimos severamente en algunos campos de la zona de Los Toldos, Vedia y Alberdi es la cercanía de las napas en los lotes. En muchos casos nos costó tomar muestras a 0-60 centímetros porque a los 60 centímetros ya nos encontrábamos con la napa", relató Chiara.

Frente a los malos resultados de los últimos años, ¿conviene eliminar el trigo del planteo aunque sea por un solo año? Para responder esta pregunta es necesario evaluar diversos aspectos técnicos y económicos.

La evolución del precio interno del trigo no suele estar necesariamente relacionada con la cotización de otros cultivos (como la soja o el maíz), que sí están fuertemente atados a los mercados internacionales. El Arancel Externo Común del Mercosur juega un papel decisivo en esa diferencia. Por lo tanto, el trigo permite obtener un ingreso potencial más estabilizado que los granos gruesos.

"Otro de los aspectos por considerar es que, al eliminar el trigo de la rotación, bajan los costos productivos, pero también disminuye el margen bruto proyectado del negocio agrícola", expuso el asesor CREA.

Temas en esta nota

    Load More