El trigo en el norte.

El norte del país concentra más del 10% de la superficie triguera argentina. La situación hídrica muestra allí severas deficiencias desde hace meses. ¿Cómo podrían evolucionar las condiciones actuales de aquí a un mes?

Por
24deJuliode2003a las15:39

Lluvias escasas

Las precipitaciones de los últimos meses han sido deficientes en gran parte del norte argentino. En abril se observó un déficit de lluvias moderado en Formosa, Chaco y gran parte de Salta. Contrariamente se registraron lluvias abundantes o muy abundantes Santa Fe, que determinaron las inundaciones del Salado santafesino. En mayo se pudo ver cómo se profundizó la escasez de lluvias en el NEA, con valores muy escasos en Chaco y Formosa. En Santiago del Estero y norte de Santa Fe las lluvias pasan de abundantes a escasas, avanzando de sur a norte.

Las características predominantemente secas continuaron en los meses sucesivos. En junio continuó el predominio de lluvias escasas en Chaco y norte de Santa Fe. En la zona de Resistencia se observa la categoría más baja, que se extiende hacia el norte de Corrientes. Sobre Salta y Formosa, contrariamente, se registraron lluvias normales a abundantes. La figura A corresponde al periodo comprendido entre el 1 y el 23 de julio. En este caso todo el noreste del país se halla dentro de la categoría de lluvias muy escasas. Hacia el oeste de Santiago del Estero, Tucumán y este de Salta la escasez de precipitaciones no se clasifica en forma tan extrema, ya que de por sí las mismas son normalmente muy escasas en este mes.

Por qué no llueve?

Las lluvias, simplificando el tema, dependen de dos cosas: la humedad presente en la zona y que existan mecanismos dinámicos que activen la formación de nubosidad y precipitación. En el caso del NEA y norte de Santa Fe lo que está fallando principalmente es lo primero.

La humedad del NEA ingresa exclusivamente desde el norte, es decir, desde Paraguay y Brasil. En los últimos meses se registraron precipitaciones bastante inferiores a las normales en el centro de Brasil, con lo cual la humedad que llega al NEA es muy pobre. Esto se debe a que el calentamiento anómalo del Atlántico al este de Brasil genera sobre el mar y la costa brasileña mayores precipitaciones, inhibiendo las del centro del país.

Clasificación actual de las reservas

La consecuencia de esta secuencia de meses con predominio de lluvias escasas en el noreste del país se resume en la el estado actual de las reservas de agua en el suelo y, más claramente, en la clasificación de estas reservas, de acuerdo a su comparación con los valores normales para esta época (figura B).

La figura B muestra que las reservas actuales son predominantemente inferiores a las normales en el norte de Santa Fe, Chaco, Formosa y Corrientes. Dentro de esta amplia región se observan reservas muy inferiores a las habituales para la época en gran parte de Chaco y Corrientes, así como en el sudeste de Formosa y extremo noreste de Santa Fe. En Entre Ríos las reservas son algo inferiores a las normales para una pradera, pero en general son muy buenas para trigo.

Desde el punto de vista de la superficie destinada a trigo, las provincias más relevantes del norte argentino son Chaco (3.2% del total del país), Salta (1.7%), Santiago del Estero (3.2%) y Tucumán (1.7%). A estas provincias debe sumarse el norte de Santa Fe (con un 1.7% más). En total, la región mencionada abarca el 11.5% de la superficie triguera del país, estimada para la campaña en

Temas en esta nota