La muralla del proteccionismo

Representantes de primer nivel de Estados Unidos, de la Unión Europea y de Brasil debatieron sobre la marcha de las negociaciones comerciales internacionales

Por
02deAgostode2003a las08:31

Los mecanismos complejos que los países más desarrollados utilizan para proteger a sus productores no parece que vayan a desarmarse en el corto plazo, pese a que las discusiones políticas y diplomáticas van tomando temperatura.

Sin embargo, el trabajo intensivo para promover las exportaciones y la articulación de las empresas de alimentos, que aprovechan sus ventajas competitivas para conquistar mercados, son una de las herramientas más efectivas para derribar esa muralla (ver aparte).

Esas fueron las principales conclusiones del Segundo Congreso Internacional de Agronegocios que se realizó a comienzos de esta semana en la Exposición Rural.

Dos altos funcionarios de Estados Unidos y de la Comunidad Europea, James Murphy y José Silva Rodríguez, polemizaron sobre las propuestas de negociación para liberalizar el comercio agrícola en el marco de las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Cada uno defendió su posición y no alentó perspectivas favorables de que en el corto plazo se produzcan cambios sustanciales en el proteccionismo.

Sin embargo, Silva Rodríguez, durante una breve conferencia de prensa, dio una serie de definiciones sobre la política comercial europea para el agro. Aconsejó a los países del Mercosur que privilegien un acuerdo con la Unión Europea y no con el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). "Hay que tener en cuenta quién es el cliente más importante", recordó.

Respecto de la reciente aprobación de nuevas normas de etiquetado y autorización para la siembra de cultivos derivados de Organismos Genéticos Modificados (OGM) recordó que la Unión Europea exigirá la "trazabilidad" de los granos porque los consumidores así lo exigen. El representante norteamericano no muy contundente en la defensa de los OGM en relación con la nueva legislación europea. Estados Unidos, acompañado por la Argentina y otros países, demandó a la UE en la OMC por las trabas que estableció a los productos derivados de las innovaciones de la biotecnología.

Silva Rodríguez, número dos de la política agrícola europea, dio una pista clave respecto de la estrategia negociadora de la Unión Europea (UE) en la cumbre ministerial de Cancún, en la OMC. Sostuvo que pedirán la prórroga de la denominada "cláusula de paz" que vence a fin de este año. Esta norma permite a los Estados Unidos, la UE y Japón eludir sanciones por la aplicación de subsidios. "Si la negociación de Cancún tiene éxito, lo lógico sería extender el plazo", señaló, con habilidad de negociador, el funcionario comunitario.

Los países del grupo Cairns comenzaron a estudiar la posibilidad de recurrir a este instrumento para forzar mayores concesiones en la mesa de negociaciones.

Reforma sin reforma

La reciente aprobación de la reforma en el medio término de la Política Agrícola Común (PAC) fue defendida por Silva Rodríguez. El secretario de Agricultura, Miguel Campos, consideró que "si bien fue recibida positivamente", la consideraba insuficiente. Palabras similares tuvo el embajador Antonio Seward, que puso énfasis en destacar que los países del grupo Cairns no darán su aprobación en Cancún.

El vicepresidente de la Comisión Nacional de Agricultura de Brasil (CNA), Gilman Viana Rodríguez, recordó, a modo de conclusión, que el proteccionismo agrí

Temas en esta nota