Fría actitud ante la campaña maicera

Prevén una caída en el área sembrada

Por
08deAgostode2003a las08:10

Entrevistas que Infochacra mantuvo con tres distribuidores de insumos y el director de un semillero permiten trazar el siguiente panorama sobre el mercado de la semilla de maíz para la campaña 2003/04, que arranca a pleno en unas semanas más.

1) Hubo actividad comercial en la precampaña durante abril y mayo. Después decayó el interés y ahora la actitud de los productores hacia el cultivo es muy tibia.

2) Los híbridos de punta, con tecnología Bt y altos rendimientos, fueron los más demandados. Un distribuidor de Carmen de Areco señalaba que ya no tenía más maíces Bt, a pesar de que una bolsa de estos híbridos puede llegar a costar casi u$s100.

3) Las expectativas están puestas en las ventas de último momento, en algunos casos especulando con la liquidación de semillas o “revoleo”, como se conoce en la jerga comercial.

4) Las ventas de insumos asociados al maíz, como herbicidas, está más atrasada todavía que la semilla.

“Los grandes negocios ya se cerraron. Ahora faltan los productores medianos a chicos”, señaló Máximo Costa Paz, de la distribuidora Wright Fernández Ursini. Por su parte, Guillermo Simone, director del semillero SPS, señaló que las ventas efectuadas a la fecha se encuentran 10 a 15% retrasadas a igual fecha del 2002, excepto para la región núcleo pampeana. “El que tiene la rotación definida es el que utiliza la mejor tecnología y tiende a elegir materiales Bt”, señaló el directivo, en concordancia con los otros entrevistados.

También hay coincidencia respecto de que, en el mejor de los casos, el área maicera permanecerá igual que en el 2002, esto es, algo por encima de los tres millones de hectáreas, pero lo más probable es que haya una caída de la superficie, de un porcentaje aún no determinado.

A la hora de señalar las causas, Gabriel Bisio, responsable del sector insumos de Los Grobo Agropecuaria señala que un precio del maíz en el mercado de 70 u$s/t no provoca entusiasmo, sino más bien todo lo contrario. En el oeste bonaerense, espera que el girasol avance por sobre el maíz y la soja.

Para Simone, en cambio, las causas van más allá. “Un factor fundamental en todo esto, son las retenciones. Lo que tendría que hacer el Gobierno es sacar ya mismo las del maíz, que no llegan a representar u$s200 millones para el fisco, contra los 1.600 de la soja . Sólo un aumento del área de 10%, por efecto de sacarlas, generaría mayor actividad económica y mayor recaudación por otras áreas, como el IVA de los insumos o los mayores fletes utilizados”, apuntó.

Otros entrevistados también apuntaron el mayor costo financiero del maíz, que lleva a inmovilizar u$s200 por hectárea, contra 80 a 100 de la soja. Otro factor que incide sobre la decisión de siembra es el aumento de los arrendamientos, que requieren mayor rentabilidad en el cultivo para poder afrontarlos.

Temas en esta nota

    Load More