Australia: Productores rechazan uso de ingeniería genética

Casi la mitad de los agricultores de Australia se oponen a cultivar alimentos genéticamente modificados desarrollados, en parte debido al temor a que la resistencia de los consumidores limite el acceso a los mercados, halló una encuesta.

Por
20deAgostode2003a las15:14

Casi tres de cada cuatro agricultores en el segundo país que más canela exporta del mundo no considerarían cosechar alimentos genéticamente modificados, halló una encuesta de Market Attitude Research Services. Si los problemas percibidos con las nuevas variedades fueran resueltos, 57 por ciento dijeron que considerarían plantarlas.

La mayoría de los estados australianos imitaron a la Unión Europea y prohibieron esos cultivos, medida que según agricultores estadounidenses les costó u$s 1.000 millones en ventas perdidas en cinco años.

``El debate sobre las cosechas genéticamente modificadas se ha polarizado entre partidarios y opositores de la tecnología", dijo Craig Cormick, vocero de Biotechnology Australia, financiada por el Gobierno, que encargó la encuesta telefónica entre 500 agricultores realizada en mayo y junio. ``Como resultado, los hechos se distorsionan algunas veces o se pierden en los debates".

Algunos grupos han dicho que Australia -que también es el segundo exportador mundial de trigo- necesita adoptar la tecnología para que sus agricultores puedan competir con rivales como Estados Unidos y Canadá. Otros dicen que el lanzamiento de alimentos genéticamente modificados haría peligrar ventas a algunos mercados en Europa y Asia, y que introduciría costos para separar los dos tipos de oleaginosa.

Hace unos días Estados Unidos, Canadá y la Argentina le pidieron a la OMC que proscriba una prohibición europea a los alimentos genéticamente modificados. Estados Unidos argumenta que otros países, desde Brasil hasta Zambia, están usando la restricción de la UE para justificar prohibiciones a esas cosechas.

En Australia existe menos preocupación por el algodón genéticamente modificado. Cuando menos un tercio del algodón cosechado en Australia, el tercer exportador del mundo de ese producto, es genéticamente modificado.

Temas en esta nota