Euforia por la suba de los precios de los granos

La cotización de la soja se ubica en unos 165 dólares la tonelada. Las perspectivas del sector son muy buenas.

Por
22deAgostode2003a las08:56

En Tucumán hay unas 100.000 toneladas de soja y otro tanto de maíz de la última campaña que aún no se vendieron. Se mantendrían las áreas cultivadas.

Los productores de granos de Tucumán viven días de euforia. El motivo es que, en menos de una semana y como efecto rebote de la situación productiva que presenta el cultivo de soja en el mundo, la cotización de la principal oleaginosa que se cultiva en el país se ubicó en los 165 dólares por tonelada.

Si bien el valor fue considerado muy bueno por parte de operadores del circuito granario local, desde el sector de la exportación se consideró que quizá los productores no salgan a vender precipitadamente sus stocks, o por lo menos buena parte de ellos, en espera de una mayor recuperación en los precios.

En Tucumán, aún restan venderse unas 100.000 toneladas de soja, un 25% del total cosechado, según reveló el jefe de la sección Granos de la Estación Experimental, Mario Devani. El consultor agropecuario Oscar Ricci coincidió con este dato y agregó que en los silos de la provincia habría además todavía unas 100.000 toneladas de maíz. Devani calculó que entre ambos productos, y de acuerdo con los actuales valores de los granos, el sector obtendría unos 24 millones de dólares.

En el país, en manos del sector productivo, en silos y en acopio se mantiene un volumen de cosecha superior a los 15 millones de toneladas. Tras la recuperación que mostraron los valores de la oleaginosa en menos de una semana, estos representan un incremento de “capital grano” del orden de los 170/180 millones de dólares, contrastando valores con los que se barajaban hasta hace cinco o seis días.

Analistas del circuito y especialistas en economía agraria sugirieron a los productores que retener mercadería en volúmenes tan elevados puede resultar peligroso, en tanto no se tomen coberturas de precios y de riesgos. Por lo pronto, en la próxima campaña se mantendrían en Tucumán la superficie sembrada con soja (220.000 hectáreas) y el área con maíz (33.000 hectáreas). Por lo bajo, algunos grandes productores de la provincia hablan de sembrar en la próxima campaña más maíz y menos soja, para preservar los suelos, pero por una cuestión de números se terminaría imponiendo la oleaginosa, como siempre sucede.

Devani consideró que será muy difícil que se extiendan los cultivos de soja en Tucumán. “Ya no quedan hectáreas para crecer”, apuntó. Comentó que el ánimo de los productores de la provincia es excelente, debido a las perspectivas favorables de la actividad. Ricci sostuvo, por su parte, que hay un gran entusiasmo en la actividad y que si en Tucumán hubiera 100.000 hectáreas libres de cultivos, lo más seguro es que se cubrirían con soja. Recordó que, pese a la necesidad de atender la sustentabilidad de los suelos, los productores tucumanos prefieren sembrar soja porque es más rentable que el maíz.

Recomendación

El cuadro de situación climática descripto por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) revela que el estrés hídrico que soportan los cultivos -finos y gruesos en general- compromete severamente la evolución de los sembrados y ya se vaticinaron fuertes caídas productivas. Sin embargo, los analistas sectoriales recordaron a los productores que los mercados siempre vuelven a la volatilidad, por lo cual insistieron en no perder los muy buenos valores que ostenta el grano en este momento.

Temas en esta nota