Excesos y sustentabilidad en el noroeste de Buenos Aires.

Nuevamente se evidencia el problema de encharcamientos y napas altas en el noroeste de Buenos Aires. Esta situación parece ser una constante en los últimos años. Aquí mostramos la extensión del problema, analizando posibles causas y escenarios futuros.

Por
22deAgostode2003a las09:46

21/08/03


Adriana Basualdo; Germán Heinzenknecht

Nuevamente se evidencia el problema de encharcamientos y napas altas en el noroeste de Buenos Aires. Esta situación parece ser una constante en los últimos años. Aquí mostramos la extensión del problema, analizando posibles causas y escenarios futuros.

Extensión del problema

La imagen de la figura 1 muestra la extensión del área actualmente afectada por reservas excesivas, encharcamiento, bajos inundados, y demás estados relacionados con el exceso de agua en superficie. En colores verdes y amarillos se ha señalado la zona del noroeste bonaerense que se encuentra en este estado. Se observa allí además que el problema se extiende al extremo sur de la provincia de Santa Fe.

Figura 1


Desde el área mencionada hacia el este se puede ver también el alto contenido de agua en las inmediaciones del río Salado bonaerense. Esta situación hace recordar lo sucedido meses atrás en el norte de Santa Fe, cuando la acumulación continua de excesos derivó posteriormente en el desborde del río Salado santafesino y las inundaciones de la ciudad de Santa Fe.

Posibles causas

La causa más obvia se busca siempre en el exceso de lluvias. Analizando las precipitaciones de los últimos meses vemos que tanto en mayo como en junio se registraron en la zona lluvias normales a escasas. Luego, en julio, tuvieron lugar dos eventos importantes que, entre ambos, llegaron a sumar tres veces la lluvia normal de dicho mes. En Junín, por ejemplo, se registraron más de 90 milímetros entre estos dos sistemas, mientras que la lluvia normal de ese mes es de 30 milímetros. Existen antecedentes de lluvias superiores a los 100 milímetros en julio, registradas en 1978 y 1987, con lo cual se puede ver que no se trata de un evento récord.

A pesar de que en lo que va de agosto las lluvias en esta área no alcanzaron los valores normales, el problema de eliminación de los excesos es muy lento. Esto sucede especialmente si los excesos se generan en invierno, ya que la pérdida por evapotranspiración en esta estación es muy pobre y la evacuación por otros medios es dificultosa, como consecuencia de la falta de vías naturales eficientes de salida del agua hacia cursos de agua (ver figura 2).

Figura 2

http://www.fyo.com

Temas en esta nota

    Load More