Más penas

El titular de la cartera, Norberto Quantín, señaló que el objetivo es llegar a desarticular bandas organizadas cuya actividad comienza en el robo en el campo y concluye en la comercialización.

08deSeptiembrede2003a las08:07

El Gobierno encara un combate frontal contra los delitos rurales y se apresta a ingresar en el Senado de la Nación un proyecto con modificaciones al Código Penal, en el que además de considerar el abigeato -o robo de ganado- contempla todas las conductas marginales derivadas.

La falta de seguridad es un viejo reclamo del campo. Por tal motivo, pese a algunas diferencias de forma, las entidades agropecuarias ven con moderado optimismo la iniciativa.

Las principales ideas que sostienen la reforma propuesta comprenden la redefinición y la ampliación del concepto de abigeato y el agravamiento de las escalas penales de los delitos ya existentes vinculados con este problema. Hasta el momento sólo se condena una conducta que es la de robar ganado (abigeato). Con las modificaciones se pretende aumentar las penas y llegar a toda la cadena de complicidad que pudiere hallarse en establecimientos faenadores, transportitas, comerciantes y funcionarios públicos. Pero principalmente, desarticular la cabeza de las bandas organizadas.

Cabe recordar que hubo muchos proyectos legislativos impulsados para combatir los delitos rurales, entre ellos el presentado por el diputado Guillermo Alchouron (Acción por la República-Buenos Aires), con media sanción en la Cámara baja y que propicia el agravamiento en un tercio de la penas, tanto los mínimos como los máximos, con lo cual hacen inviable el recurso de la excarcelación.

El debate se ha intensificado en los últimos tiempos. Quince días atrás se realizó una jornada en la localidad bonaerense de 25 de Mayo, en donde un grupo de abogados y productores discutieron lineamientos para combatir el flagelo. La semana última en Tandil, el Ministerio de Seguridad bonaerense presentó el mapa del delito rural, con datos estadísticos útiles para encarar una estrategia preventiva.

Como el robo de autos

"Queremos hacer con el abigeato algo similar a lo que hicimos con el robo de autos. Es decir, llegar a las fuentes del crimen organizado", dijo a LA NACION el secretario de Seguridad Interior, Norberto Quantín, en cuya cartera -dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación- se impulsan las modificaciones al Código Penal.

De la iniciativa participa un calificado equipo de juristas (diputados, senadores, jueces, camaristas, fiscales, profesores universitarios y abogados, entre otros) que trabaja ad honorem y que es el mismo que confeccionó el proyecto de ley antisecuestros, aprobado el mes último en el Congreso. El funcionario dijo que el trabajo será incluido en un paquete de leyes que será presentado "lo más pronto posible" en el Senado, "en donde el peso del interior -la zona del país más afectada por este tipo de delito- es mayor".

Quantín no precisó la fecha de presentación del proyecto porque, si bien la norma ya tuvo el visto bueno de algunas entidades del campo (ver aparte) "queremos tener más opiniones", por lo cual sugirió a los representates del sector agropecuario que se acerquen a la secretaría para informarse y expresar sus inquietudes.

Los desarmaderos del campo

"Con esta ley no queremos perseguir al pobre que roba una vaca, la carnea y se la come asada, sino que intentamos perseguir al capitalista organizador, porque pensamos que el frigorífico clandestino es el desarmadero del campo", dijo el secretario de Estado.

Quantín explicó que las leyes del Código Penal que incluyen los delitos rurales datan de 1921, cuando sólo existía el cuatrero. "Con el paso del tiempo vimos que a partir de ese ladrón solitario comenzó a existir una criminalidad organizada y más peligrosa que le provoca un daño terrible al campo. Porque ya no es el robo de una cabeza de ganado, sino de muchas y se trata de bandas que tienen camiones y c

Temas en esta nota