Lula y Bush quieren arrimar posiciones para la OMC

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, le advirtió ayer a su par estadounidense George W. Bush que no habrá avances en la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que comienza mañana en Cancún, si no hay progresos en la negociación agrícola.

Por
09deSeptiembrede2003a las08:17

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, le advirtió ayer a su par estadounidense George W. Bush que no habrá avances en la reunión ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), que comienza mañana en Cancún, si no hay progresos en la negociación agrícola.

"Sin avances significativos en la negociación agrícola no será posible avanzar en las demás áreas", le dijo Lula a Bush, en una conversación telefónica de media hora, indicó el Palacio de Itamaraty en un comunicado.

Según la cancillería brasileña, el mandatario también subrayó que el texto preparado por el presidente del Consejo de la OMC no satisface el mandato de la Ronda, de Doha, en materia de Agricultura y recordó que junto a otros países en desarrollo, Brasil preparó una propuesta que apunta a mantener el nivel de ambición original.

En noviembre de 2001, durante la Conferencia Ministerial, en Doha, Qatar, cuando fue lanzada la Ronda, los miembros de la OMC acordaron reducir, con miras a eliminar, todas las formas de subsidios a la exportación y reducciones sustanciales en los apoyos internos que distorsionan el comercio de los productos agrícolas. El texto del presidente del Consejo de la OMC, el uruguayo Carlos Pérez del Castillo, propone en cambio "reducciones de todas las formas de subsidios a la exportación, con miras a su progresivo retiro.

Pero en las últimas semanas, Brasil lideró en la OMC una alianza de países en desarrollo, conocida como Grupo de los 20, que presentó una alternativa a una propuesta europea-estadounidense sobre comercio agrícola, a la que criticó por intentar mantener cuantiosos subsidios agrícolas y proteger cultivos locales "sensibles" a la competencia de las importaciones.

La semana pasada, el canciller de Brasil denunció ciertas y profundas presiones de Estados Unidos y la Unión Europea sobre algunos de esos países a fin de que cambien sus posiciones para la definitoria reunión que se llevará a cabo en de Cancún. Amorim dijo también que la propuesta europea-estadounidense contenía elementos "absurdos y casi ultrajantes".

El presidente Bush asegura que el representante comercial de Estados Unidos, Robert Zoellick, estará buscando al ministro brasileño de Relaciones Exteriores Celso Amorim, en Cancún, para que los dos países trabajen en conjunto para lograr la promoción del consenso en la próxima reunión de la OMC, según indicó una fuente de la cancillería brasileña.

Temas en esta nota