¿La soja rumbo a los u$s300?

Un mercado histérico en Chicago empieza a mirar con angustia a Sudamérica

03deOctubrede2003a las08:33

La relación stock consumo mundial es cómoda, a diferencia de la estadounidense. Pero fallas en la implantación del cultivo en el Brasil y la Argentina y un mal clima podrían hacer explotar los precios

Difícil misión la del analista de mercados: enfrentar a un auditorio que en definitiva lo que quiere es escuchar si el precio va a subir, va a bajar o va a quedar igual. Y cuando la soja en Chicago viene en un rally alcista, que llevó la posición de noviembre de 190 u$s/t a comienzos de agosto a 250 a principios de esta semana, más expectativas hay.

Pero el análisis en profundidad lo que hace es trazar distintos escenarios y por qué es probable que ellos se produzcan, además de explicar por qué sucede lo que sucede. Esto se dedicó a explicar Daniel Miró, presidente de la consultora Nóvitas, en la reunión mensual de SEMA Servicios y Marketing, jornada que auspició Infobae.

Al ritmo norteamericano

La soja vuela en los mercados, mientras que las cotizaciones del trigo y el maíz se encuentran mucho más estabilizadas. Sin embargo, sucede algo curioso. La relación (proyectada) stock/consumo de la soja en el mundo se ubica en torno del 23 por ciento, un valor que se mantiene relativamente estable desde la campaña 97/98, y muy por encima del piso del 13%, que tocó en la 96/97, cuando el precio de la oleaginosa trepaba a 320 u$s/t.

Entonces, ¿por qué sube la soja esta vez, y se habla de que podría seguir en esta tendencia hasta los 300 u$s/t? Una de las filminas que presentó Miró mostró esa misma relación stock/consumo para los EE.UU. Hoy se ubica en 5%, levemente por debajo de la existente en la 96/97. Quiere decir que aunque la disponibilidad de soja en el mundo sea holgada, evidentemente la presión alcista se está dando con la mirada puesta en la situación norteamericana.

Una evidencia más. Trigo y maíz están tranquilos. Sin embargo, la relación stock/consumo mundial del primero ronda el 22%, 6 puntos por debajo de la crítica campaña 96/97, mientras que la de maíz se ubica en 12%, casi la mitad del ratio de 95/96, cuando orillaba el 23%.

Es decir, si fuera por una cuestión de cuánto grano hay para abastecer la demanda global, habría que esperar mayor presión alcista sobre estos dos cereales que sobre la soja. Pero cuando se compara la situación enunciada con la existente en los EE.UU., se aprecia que mientras que hoy la relación stock/consumo para trigo en ese país es de 29%, en la 95/96 era de 15,8%, mientras que en maíz esos valores son 12 y 5 por ciento respectivamente . Por lo tanto, el mercado mira mucho la situación en el gran país del norte.

Por qué no se descomprime

Siguiendo la línea de razonamientos que trazaba Miró, la pregunta siguiente sería por qué el mercado no se guía por la oferta y los stocks globales de soja.

El analista sugirió que si los procesadores estadounidenses se decidieran a importar soja sudamericana, los operadores de Chicago no tendrían motivos para seguir tomando posiciones alcistas para el grano de soja. Comentarios que provienen de ese mercado es que con una soja por arriba de 270 u$s/t, comienza el racionamiento en los EE.UU., lo cual significa desabastecer a una parte de la demanda, por falta de mercadería. Miró descree que esto tenga que suceder con ese valor.

Sin embargo, distintas razones hacen difícil que la soja sudamericana o sus subproductos ingresen en ese mercado, más allá de que en el pasado existieron operaciones puntuales tanto con el poroto de soja brasileño como con el aceite argentino. Miró sostiene que existen razones de orden económico, técnico y político que tornan difícil pensar en un escenario comercial con los EE.UU. importando soja sudamericana, a saber:

a) La estructura arancelaria del país favorece la importación del poroto de soja por sobr

Temas en esta nota