Crisis para los chacinados

Indican que la demanda cayó 50% durante el año pasado

Por
09deOctubrede2003a las08:01

La industria del chacinado enfrenta una de las crisis más serias por una baja de 50 por ciento en las ventas de embutidos, comparadas con el año pasado.

El consumo de productos porcinos (chacinados, salazones y carnes frescas), quedó en 4,7 kilos respecto de los 9 kilos anuales per cápita que se consumían durante la última década en el país, indicó la Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (Caicha).

La elevada carga impositiva, los altos costos de producción, la inexistencia de crédito y la falta de financiamiento, son algunos de los problemas que citó la Caicha, que deben sortearse para poder seguir produciendo en la Argentina.

La industria del chacinado se vuelca casi en su totalidad a satisfacer el mercado local y está integrada en su mayoría por pequeñas y medianas empresas (pymes), con una producción muy diversificada.

A la merma del consumo se le sumó el encarecimiento de la materia prima, ya que «debido a la escasa producción porcina, el industrial necesita importar de Brasil», se apuntó en un informe publicado en el bimensuario de la industria frigorífica «Carnes & Ganado». «Ante la insuficiencia de oferta y el cierre inicial de las importaciones, el precio del cerdo local se disparó, alcanzando 300 por ciento.

Si lo comparamos con diciembre de 2001 estaba en 0,70 pesos el kilo vivo y ahora se fue a 2 pesos» -comentaron directivos citados en el informe de Caicha.

Temas en esta nota