La Soja también como alternativa de pastoreo durante el verano

Una experiencia realizada en el INTA Rafaela comprobó los beneficios de utilizar la oleaginosa para suplir la posible escasez de pasturas durante el verano.

Por
04deNoviembrede2003a las08:53

Una experiencia realizada en el INTA Rafaela comprobó los beneficios de utilizar la oleaginosa para suplir la posible escasez de pasturas durante el verano. La alternativa es válida tanto para planteos lecheros como en explotaciones de cría y aporta mayores valores proteicos en la alimentación de los animales.

Frente a la necesidad de encontrar una alternativa al sistema tradicional de pastoreo en planteos lecheros y de cría, un grupo de profesionales del INTA Rafaela realizó una experiencia por la cual se utilizaron cultivos de soja para alimentar los rodeos con resultados satisfactorios.

Luis Romero, ingeniero agrónomo e integrante del equipo que trabajó en la experiencia, relató al programa radial AL DIA CON EL CAMPO (LT10 Radio Universidad, Santa Fe) que el objetivo de la prueba fue “suplementar en el verano lo que falta de paso de calidad”.

El profesional explicó que tradicionalmente se utiliza el sorgo, cultivo que por lo general no presenta la calidad nutritiva que requieren los animales, y mediante la soja se logró aportar más proteínas en la época de verano.

“Los resultados han sido muy buenos, porque desde el punto de vista de la calidad la hoja de la soja tiene una calidad excelente, sobre todo es muy digestible y tiene una alta cantidad de proteína y, a su vez, con un determinado manejo esta planta puede dar hasta tres o cuatro pastoreos en todo el período de aprovechamiento que va desde diciembre hasta marzo o abril”, indicó Romero.

La alternativa es especialmente útil para muchas zonas de la provincia de Santa Fe –y otras regiones del país- en la que se han perdido las pasturas, sobre todo las alfalfas, debido a las excesivas lluvias durante el otoño y el invierno. La variante también es válida en aquellos casos en los cuales aún se conserva algún lote de pasto en buen estado para el verano pero que se prefiere preservar como reserva para la época invernal.

Hasta el momento –relató Romero- este sistema se ha impuesto entre productores de las provincias de Buenos Aires y Córdoba con muy buenos resultados en la producción lechera, al igual que en Corrientes donde se utilizó en planteos de cría al momento del destete, también con resultados satisfactorios.

“La soja es un cultivo bastante rústico que se ha extendido por varias zonas, aún en suelos no muy buenos”, argumentó el profesional para demostrar la validez de utilizar soja para pastoreo en zonas dedicadas a la cría vacuna.

Además, en muchos casos la oleaginosa se presenta como una alternativa más económica que una pastura o un forraje tradicional ya que el productor puede contar con semilla propia o adquirir una variedad de menor costo. “Comparándolo con un sorgo forrajero, el costo puede ser el mismo” citó a modo de ejemplo el profesional.

La implantación de la soja para ser utilizada de esta manera no presenta cambios respecto de la siembra tradicional con destino a la producción de granos. Las modificaciones podrían darse en la densidad, sembrando en líneas más juntas, “tal vez a 35 centímetros”, indicó Romero.

Respecto del manejo en el pastoreo mismo, el ingeniero Romero recomendó a los interesados dirigirse al la delegación Rafaela del INTA, donde serán debidamente asesorados.

Temas en esta nota