La sequía pone en duda que en 2004 haya otra cosecha récord

Es porque no se han podido aprovechar las mejores fechas para sembrar maíz y girasol.

Por
06deNoviembrede2003a las08:57

La campaña agrícola 2003/04 tenía todos los condimentos para un final feliz: los precios internacionales de los granos en alza y los chacareros lanzados a obtener otra cosecha récord. Pero una intensa sequía todavía castiga vastas regiones del país y convierte la película en una de suspenso. En rigor, todavía no se sabe si podrá cumplirse la intención de siembra, que arrojaba un aumento de un millón de hectáreas respecto de la última temporada.

De lo que suceda con el clima en las próximas semanas dependerá que al país ingrese el año próximo una catarata de dólares —a los precios actuales, la próxima cosecha se valoriza en más de 10.000 millones—, o que esa formidable cifra se reduzca por una menor producción. Por estos días los productores están en plena siembra de granos gruesos (soja, maíz y girasol). Pero en muchas zonas, la falta de humedad en los suelos retrasa seriamente la implantación.

"Estamos perdiendo las fechas óptimas de siembra", describió el presidente de CARBAP, Mario Llambías. En octubre, lluvias más que oportunas trajeron algo de alivio al sudoeste bonaerense y al este de La Pampa. Pero en otras regiones del país no sucedió lo mismo y muchos chacareros siguen mirando al cielo. Si se retrasa la siembra, será inevitable que bajen los rendimientos.

La sequía afecta sobre todo al oeste bonaerense, el norte de La Pampa, el sur de Córdoba y toda la franja pegada a la Cordillera de los Andes, especialmente a Salta y Mendoza. Y ya provocó cuantiosos daños en los cultivos de trigo implantados en invierno y a la ganadería. En Córdoba, por caso, calculan las pérdidas en 100 millones de dólares. En Buenos Aires suman otros 400 millones.

Pero el grueso de los ingresos del sector —y de las exportaciones nacionales— se juega en la cosecha gruesa. La Secretaría de Agricultura estimó que se sembrarían este año unas 23,2 millones de hectáreas con cereales y oleaginosas (más de la mitad con soja), contra las 22,2 millones del ciclo anterior. Con el correr de los días, y sin nuevas lluvias, ese pronóstico está en duda.

Los cultivos más retrasados son el maíz y el girasol. Con la soja recién se comienza, y la superficie récord esperada (de 13,5 millones de hectáreas) podría crecer mucho más si se pasan las fechas de siembra de los demás cultivos. Económicamente no parece una mala solución, porque el poroto subió más de 40% en dos meses y hoy es la opción más rentable para los chacareros. Pero no sería lo recomendable para la conservación del suelo, ya que los expertos recomiendan la rotación de cultivos.

Otro cantar es la ganadería, donde ya se contabilizan por miles los vacunos muertos por falta de forrajes y se descuenta una mucho menor producción de terneros el año próximo.

Mendoza es el caso más extremo. El director de Ganadería de la provincia, Carlos Iriarte, dijo que han muerto 35.000 animales y que se verificaron muchos abortos producidos de modo natural por la falta de pasturas. Comprar alimento en otras zonas resulta prohibitivo: en el oeste bonaerense, por caso, el rollo de pastura saltó de costar 60 pesos a más de 150 pesos.

El secretario de Agricultura, Miguel Campos, convocó hoy a las entidades rurales para evaluar la crítica situación.

Temas en esta nota