Sistema satelital para predecir escenarios productivos

Un trabajo de profesionales de la Facultad de Agronomía de la UBA. Fue adoptado por el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense; permite conocer con precisión la superficie sembrada dos meses antes de la cosecha.

29deNoviembrede2003a las09:52

Un sistema elaborado por un grupo de investigadores la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba) y adoptado por el Ministerio de Asuntos Agrarios (MAA) de la provincia de Buenos Aires determinó con notable exactitud la superficie implantada con cultivos de invierno en la campaña 2003/2004 y promete hacerlo en la de cultivos de verano.

Hasta ahora la información agropecuaria confiable y la disponible en los ámbitos más diversos de la Argentina aún dista de ser la ideal. Incluso para granos (trigo, maíz, girasol y soja) que son ítem de alto impacto dentro de la canasta exportable de la Nación.

El sistema, que fue desarrollado en el Laboratorio de Análisis Regional y Teledetección (LART) de la Fauba, tiende a disponer de datos fiables en la predicción de áreas sembradas, con el valor estratégico que ello representa, y cobra relevancia en términos de posibilidades de anticipación a los escenarios productivos y comerciales.

Este método de evaluación objetivo permite conocer en forma precisa, dos meses antes de la cosecha, la superficie implantada con cultivos y su distribución en cada una de las regiones analizadas, cosa que no se logra con los actuales métodos de estimaciones agrícolas.

Otra ventaja de este sistema de evaluación es que permite conocer la precisión de la estimación, es decir, cuánto se puede confiar en la información generada.

Ventaja

Poder contar con información de la distribución de los diferentes cultivos es una ventaja frente a los métodos actuales, que sólo indican la superficie ocupada por cultivos en cada región después de la cosecha y nada en relación con su distribución en el espacio.

Teniendo esta información año tras año sería posible realizar un análisis de la evolución de los patrones de distribución y reemplazo de los cultivos para cada región, por ejemplo.

El método se basa en información generada en imágenes provenientes del satélite argentino SAC-C.

Consiste en la construcción, instalación y mantenimiento de un sistema de información geográfico en el usuario interesado en conocer y predecir las tendencias productivas regionales.

Se estima que este sistema servirá para desalentar a quienes hacen excelentes negocios a partir de la desinformación en el ámbito rural. Según los especialistas consultados, esta información de la Fauba y el MAA estará disponible en las páginas de Internet de ambas instituciones públicas.

Hasta aquí se trabajó en dos áreas predeterminadas en la región pampeana; una que abarca el noroeste bonaerense, sur de Santa Fe y Córdoba y el este de La Pampa. La otra incluyó íntegramente el sudeste de Buenos Aires. En ambos casos se supo a comienzos de noviembre cuál fue la composición productiva de las zonas bajo evaluación.

Valiosa herramienta

Según José Paruelo, de la Fauba, este desarrollo tecnológico "brinda una valiosa herramienta a quienes tienen la responsabilidad de diseñar políticas de crecimiento regional, asistencia a productores y empresas del agro o asignar líneas de créditos.

También para no pocos funcionarios gubernamentales que están trabajando con el objetivo de mantener un equilibrio entre los diversos cultivos."

El caso de Buenos Aires, en rigor, es paradigmático por su enorme incidencia económica y productiva. Siendo una característica provincia ganadera, la primera productora maicera y girasolera y con niveles elevados en trigo y soja le resulta indispensable conocer de forma permanente las respuestas del suelo.

"Los indicadores del mercado agrícola con la combinación entre imágenes satélitales y datos a campo logran resultados

Temas en esta nota