La responsabilidad social: una nueva traba comercial

( AACREA ) Conclusiones de un reciente congreso. Surgen normas de certificación de conducta sociolaboral que podrían funcionar como una barrera paraarancelaria.

29deNoviembrede2003a las10:03

La expresión "responsabilidad social" suena cada vez con más fuerza en el ámbito empresarial, incluso a nivel agropecuario. De hecho, varias reuniones regionales de Aacrea realizadas durante este año reflejaron una creciente preocupación por esa problemática.

Durante el reciente Congreso de los CREA de la región Córdoba Norte, Héctor Feole definió la responsabilidad social empresarial como "la capacidad que tiene la empresa de gestionar sustentablemente la relación entre los recursos económicos, ambientales y sociales que emplea para el desarrollo de sus actividades".

Feole es socio fundador del Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresaria (Iarse), de Córdoba. Afirmó que "en la sociedad moderna hay tres grandes sectores: el Estado, las empresas y las organizaciones sociales sin fines de lucro que buscan el bien común". La responsabilidad social empresarial trata la relación entre estos tres sectores.

Cuando cada uno de estos tres sectores tira para su propio lado las sociedades crecen poco. Pero cuando los tres sectores están amalgamados y mantienen intereses comunes, se generan países donde hay desarrollo y construcción de capital ambiental, económico y social.

"No es casual -explicó Feole- que Canadá sea un país donde hay buenos hospitales, la gente se comporta correctamente, hay oportunidades de progreso económico y se pueden hacer buenos negocios. Cuando los tres sectores se fusionan y trabajan de manera homogénea sin que cada uno pierda de vista su objetivo, las sociedades crecen en forma pareja".

El disertante desarrolló el ejemplo del Consejo Empresario de Entre Ríos, que puso en marcha un plan destinado a conformar redes horizontales de relaciones interinstitucionales para favorecer la cooperación y el desarrollo de la actividad económica hacia el mercado externo.

Para ello, brindaron apoyo a diez municipios de menos de 20.000 habitantes, trabajando activamente con 16 escuelas. Así se identificaron líderes y se formaron proyectos de microemprendimientos orientados al comercio exterior.

Siete dimensiones

Feole explicó que el Instituto Ethos, de Brasil, ha identificado siete dimensiones a través de las cuales se gestiona la responsabilidad de la empresa en la sociedad. Este instituto nuclea a las 600 empresas más grandes de ese país, que suman el 36% del PBI interno. Algunas de esas dimensiones son:

-Valores y transparencia. Se refieren a la ética con la que se maneja la empresa.

-Público interno. Está relacionado con los empleados, con los colaboradores y con los accionistas.

-Proveedores. "Sus proveedores podrían compartir con ustedes códigos de ética. Ustedes, como adquirentes, pueden adoptar la política de comprar a aquellos que estén alineados con sus valores éticos. Por supuesto que el precio siempre es decisivo en las compras, pero también se podrían agregar estas variables", sugirió Feole.

-Consumidores. "Si bien generalmente ustedes no venden productos terminados al consumidor final, igualmente podrían beneficiarse y tener más posibilidades de ser elegidos si desarrollan códigos de ética y comunican sus prácticas socialmente responsables a sus compradores", aconsejó.

Un arma de doble filo

No obstante, el concepto de Responsabilidad Social Empresaria también podría ser utilizado por los países desarrollados para crear nuevas barreras no arancelarias que impidan el ingreso de materias primas o alimentos de países como la rgentina a sus mercados.

Según un informe de Darío Brasca, Daniel Semyraz y Adrián Pollán difundido por el Iarse, la hipótesis no resulta demasiado descabellada. El estudio tiene por título "Las normas de responsabilidad social como barrera pa

Temas en esta nota