Avance de la soja en el NOA

Los buenos precios de la soja en el mercado internacional siguen consolidando un crecimiento de ese cultivo en las principales zonas de producción extra pampeanas.

Por
06deDiciembrede2003a las08:59

Es el caso de las provincias del Noroeste, incluso en Salta y Jujuy, principales zonas productoras de poroto hasta no hace mucho tiempo.

De acuerdo con un informe de la Asociación de Productores de Granos del Norte, en 2001 se sembraban algo mas de 200.000 hectáreas de poroto (entre alubia y negro) hoy, las proyecciones para 2004 se ubican en el orden de las 100.000 hectáreas. Nuevamente es la soja la que devora a otros cultivos característicos de las economías regionales, como lo hizo con el algodón en el Chaco y el arroz en Entre Ríos. Ahora le tocó el turno al poroto.

Hay que agregar también las nuevas tierras que gana la soja a partir del desmonte. En este caso los efectos sobre la biodiversidad pueden considerarse muy negativos si no se encaran programas de investigación y estudios de impacto ambiental que protejan la fragilidad del ecosistema.

Rumbo perdido

La Argentina ya ha perdido el mercado de poroto negro por cuestiones de índole económica (precios y costos de producción versus la soja) y de índole político, dado que México se abastece en EE.UU. y Canadá a partir de la creación del Nafta, y Venezuela compra poroto negro de China, en triangulación por Cuba a cambio de abastecer con petróleo al gigante asiático.

Además, Venezuela ha impuesto un nuevo certificado fitosanitario para el poroto procedente de la Argentina que en la practica actúa como una prohibición. En todo este esquema de proteccionismo y defensa de los mercados ganados, los productores argentinos no tienen otra chance que volcarse a la producción de soja, con un mercado más liquido y con firme demanda durante todo el año comercial. De seguir con esta tendencia, la Argentina corre el riesgo de perder mercados de otros productos ya conquistados, que serán ocupados por otros países como Canadá, EE.UU. y China.

Aquí surge la siguiente pregunta: ¿de qué sirve abrir nuevos mercados y firmar convenios para la foto si luego la política agropecuaria del país no tienen una correlación con lo anterior? Los mercados respetan a aquellos proveedores sustentables en el tiempo, y en este sentido, la Argentina tiene una gran oportunidad para ganar nuevos destinos, pero para que ello suceda se requiere comenzar a trabajar con un proyecto de país agro exportador a partir de sentir el orgullo de ser una nación productora y exportadora de alimentos.

Nuevos máximos

Volviendo a los mercados, la soja estadounidense ha tocado un nuevo máximo en el Golfo al superar los US$ 303 por tonelada, mientras que el valor de la soja argentina FOB para embarque en mayo del 200 se cotiza a US$ 270.

Como se puede apreciar, hoy la soja FOB puertos argentinos se está cotizando con un descuento de US$ 33 respecto de la soja estadounidense. Este descuento podrá achicarse en la medida que pierda fuerza la mercadería de EE.UU. o aumente el precio en el nivel local. En este último caso, tiene mucho que ver la sequía que esta afectando la Argentina y que impide el normal desarrollo de la siembra y la evolución de los cultivos.

Este es uno de los principales motivos que influyeron en el precio de la soja nueva al tocar el nuevo máximo (US$ 203 por tonelada) de todo el año comercial. Estos precios, ¿hasta cuándo se podrán mantener? La respuesta a ese interrogante sólo la dará el clima.

Temas en esta nota