Argentina mantendrá beneficios para exportar a Europa

La medida se mantendrá hasta 2005 y deja en inmejorables condiciones al país, con respcto a Brasil.

Por
11deDiciembrede2003a las09:13

BUENOS AIRES (DyN) -- La Argentina podrá seguir exportando hacia la Unión Europea bajo el régimen del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) hasta 2005, según dispuso ayer ese bloque comercial, mientras que Brasil sería perjudicado con un incremento de aranceles.
La medida se informó un día antes de que el Comisionado de Comercio de la UE, Pascal Lamy arribe a Buenos Aires para analizar la marcha de las negociaciones con el Mercosur y de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Según fuentes de la Comisión Europea, en cambio la UE podría subir ciertos aranceles a Brasil, si se comprueba que en el último año incrementó notablemente sus ventas al Viejo Continente.

El programa de SGP europeo permite a las 48 naciones más pobres del mundo exportar sus productos hacia ese mercado con reducciones arancelarias de hasta el 100%.

Argentina estuvo a punto de perder tales beneficios en 2002, debido a que en su revisión bianual, la UE había determinado que el país había alcanzado un nivel de PBI per cápita de 9.000 dólares.

Como los números con los que se había hecho la evaluación correspondían a 2000 y 2001, antes de la devaluación, el gobierno pidió que se modificara el reglamento, para evitar perder los beneficios que habrían afectado a exportaciones por unos 400 millones de dólares al año.

Ahora, la UE informó que la próxima revisión del SGP argentino será en 2005 y que se usarán los números de 2004 para analizar su situación.

Otro de los requisitos del programa SGP es que las exportaciones del país beneficiado no pueden superar el 1% del total de lo que compra la UE anualmente.

Argentina y Uruguay no serían evaluados a la baja, porque según las estadísticas actuales estarían por debajo del 1%, pero Brasil ya habría superado ese umbral y ahora sería penalizado.

Brasil, Rusia, Indonesia, China, Tailandia e India están entre los 10 países emergentes que representan dos tercios de las importaciones de la UE bajo el SPG, y cuyas ventajas serían recortadas en 2005.

En la nueva reglamentación, la UE pretende incentivar los derechos laborales, ofreciendo mayores ventajas a los países que se comprometan a respetar las cinco convenciones básicas de la OIT sobre trabajos forzados, libertad de asociación y derecho a negociación colectiva, sobre no discriminación en el empleo y trabajo infantil.

Para ello, el país solicitante debe demostrar que ha firmado las cinco convenciones, que su legislación nacional incorpore estas normas y que se compromete a aplicarlas de manera clara y significativa, para lo cual la OIT hará un seguimiento de la situación, según el reglamento.

Temas en esta nota