Técnicos norteamericanos finalizan inspección de carnes.

Veterinarios de los EE.UU. y Canadá certificaron la calidad y el control sanitario para abrir su mercado a la producción local...

Por
04deJuniode2005a las08:46

Los técnicos de Estados Unidos y Canadá que ayer finalizaron su visita de inspección al país "evaluaron de manera satisfactoria" los sistemas locales de control sanitario, vigilancia epidemiológica y certificación de calidad de carnes, informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

Los delegados de ambos países, que iniciaron su actividad el 31 de mayo último, visitaron "establecimientos agropecuarios, frigoríficos, oficinas regionales y puestos de control fronterizo del SENASA", precisó la comunicación.

La visita de los técnicos pertenecientes a las oficinas sanitarias de ambos países, CFA de Canadá y APHIS de Estados Unidos, fue acordada en diciembre pasado en el marco de las gestiones que se realizan para lograr la reapertura de esos mercados para las carnes frescas argentinas cerrados desde setiembre de 2003 tras el último brote de fiebre aftosa en el país.

Los conflictos laborales que afectaron hasta la semana pasada el normal funcionamiento del SENASA pusieron en duda la concreción de la visita de los inspectores extranjeros.

Inclusive, algunos dirigentes del sector ganadero llegaron a anunciar su suspensión pero finalmente se mantuvo el cronograma original y la auditoría se cumplió en forma "satisfactoria", según destacó el SENASA.

Los delegados inspeccionaron los lugares que consideraron de mayor interés para elaborar "un análisis de riesgo cuantitativo de introducción del virus de la fiebre aftosa (a sus respectivos países) por medio de la importación de carne fresca bovina procedente de la Argentina", indicó el informe.

La delegación estadounidense estuvo integrada por Anne Goodman, Donald Hoenig, Ziab Malaeb, John Shaw, Francisco Pirovano, Silvia Kreindel, David Oryang y César Orozco, en tanto Silvie Farrés representó al organismo sanitario canadiense.

Para ponderar la importancia de los mercados que se procura recuperar el SENASA recordó que en 2000 fiscalizó exportaciones de carnes frescas bovinas a Estados Unidos por 14.987 toneladas y 33.914.000 dólares en tanto que los envíos a Canadá sumaron 22.813 toneladas por un total de 39.329.000 dólares.

Temas en esta nota