Por una ganadería más competitiva.

Durante el congreso de la entidad en Rosario, productores y técnicos pensaron cómo debe ser el sector...

04deJuniode2005a las09:05

La cadena comercial de ganados y carnes de la Argentina tiene un gran potencial de crecimiento si supera los factores limitantes que la condicionan actualmente y si desarrolla una verdadera integración de todos los eslabones que la componen.

Actualmente se conjugan una serie de condiciones favorables para la demanda externa del producto argentino. Los consumidores de países del Este europeo y del Sudeste asiático tienen mayor protagonismo en el mercado a partir del crecimiento económico que registran sus economías.

Recientemente también se han agregado a la demanda otros países como Rusia, Argelia y Egipto. Sin embargo, para que estas posibilidades de nuevas ventas externas se transformen en realidad, hacen falta cambios que aumenten la competitividad de la cadena de la carne vacuna argentina, para trabajar en pie de igualdad con otros países exportadores.

Pero todo esto supone revisar cuáles son los puntos débiles de su estructura institucional y di señar políticas con miras a desarrollar un negocio ganadero más sustentable y rentable en el largo plazo.

Y, para tratar de vislumbrar la dirección de los cambios que requiere la ganadería argentina, recientemente se realizó una encuesta que respondieron 790 productores participantes del Primer Congreso de Invernada organizado por AACREA.

Los consultados fueron principalmente productores (52%) y profesionales (35%) vinculados a establecimientos mixtos el 65% y exclusivamente ganaderos el 29%.

El sondeo, que realizó la consultora D´Alessio IROL, contó con aportes de productores de las regiones Pampeana (71%); NEA (18%); NOA (9%); Semiárida (8%) y de la Patagonia (1%).

Lo primero que se les consultó fue sobre las condiciones básicas necesarias para el crecimiento del negocio de la carne. Así, el 81% de los encuestados contestó que "se requieren actores integrados y trabajando en conjunto". El punto señalado como fundamental para ese objetivo, es la concreción de alianzas entre los principales actores de la cadena. Empezando por los mismos productores, pasando por los frigoríficos y abarcando, incluso, a los supermercados.

Asimismo, el 54% de los productores consultados pidió un plan estratégico de la cadena de la carne y el 21% demandó que se den incentivos fiscales y promoción por parte del Estado.

Entre los aspectos requeridos para que el negocio de la carne sea viable en los próximos años, sobresalieron, en las contestaciones, "una actitud comercial leal".

El 80% de los encuestados considera a este punto de mucha importancia. El 78 % de los consultados sostuvo se inclinó por la "alta calidad del producto" y el 70% habló de "confianza mutua entre todos los integrantes de la cadena".

Con respecto a las acciones por desarrollar para lograr el objetivo, los ganaderos encuestados recomendaron trabajar "con un estándar sanitario básico y único"; por "la participación de los productores en el desarrollo del negocio" y por "la alta profesionalización de las instituciones vinculadas".

También reconocieron la necesidad de desarrollar más los sistemas de investigación y transferencia de conocimiento, promover la inversión y renovación tecnológica y eliminar la evasión impositiva.

Consultados sobre quienes deberían liderar el plan de crecimiento del sector hubo una amplia mayoría, 8 de cada 10 encuestados, que coincidieron en señalar que el proceso debe desarrollarse con la participación conjunta de los sectores privados y públicos.

A través del sondeo, los productores no solo dieron su visión sobre el sector, sino que demandaron ser parte en el rediseño de políticas que permitan impulsar la ganadería argentina para poder generar los cambios que la cadena, en su conjunto, necesita realizar de cara a las nuevas exigencias que le imponen t

Temas en esta nota