Protesta por la crisis molinera.

La Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA) realizará un paro por tiempo indeterminado en protesta por la crisis de la molinería...

Por
05deAgostode2005a las08:37

La Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA) realizará un paro por tiempo indeterminado en protesta por la crisis de la molinería y ante el reclamo de una modificación en el IVA en la cadena trigo-harina-pan.

El lunes 11 de julio, la UOMA realizó una movilización a Plaza de Mayo con el objetivo de entregarle un petitorio al presidente de la Nación, Néstor Kirchner.

En el mismo, se solicitaba una audiencia para pedirles a las autoridades nacionales que tomen las medidas necesarias para revertir las distorsiones que afectan a la industria molinera y que ponen en peligro miles de puestos de trabajo.

«La intención de la UOMA era poner en conocimiento del Poder Ejecutivo, que la industria molinera hoy se encuentra en una situación crítica, con pocas perspectivas de poder atravesar esta profunda crisis si no se hacen cambios en la estructura tributaria y en las retenciones a las exportaciones. La industria tributa en la práctica 43% del IVA y las retenciones de 20% le impiden ser competitiva en el mercado extranjero», se indicó ayer en un comunicado.

El pedido fue recibido por el área de Ceremonial y Protocolo de la Casa Rosada, y una semana después se le comunicó a la agrupación obrera que el presidente de la Nación no iba a tener tiempo debido a sus múltiples actividades.

Por ello, a partir del lunes próximo, la UOMA comenzará con un paro por tiempo indeterminado de todos los molinos harineros del país, con el objetivo de alertar al Poder Ejecutivo y al Legislativo de esta situación, y espera esta vez que alguien los escuche y revierta esta situación, que no es un pedido de subsidio, sino medidas que mejorarán la recaudación del IVA por una menor evasión y por destrabarse conflictos que atentan contra las exportaciones.

Además «estas medidas disminuirán el precio de la harina, producto de vital importancia en la dieta de la población, especialmente la de menos recursos, se eliminaría el trabajo en negro, se desalentarán conductas delictivas y se reanudará la actividad exportadora que tendría inmediato reflejo en numerosas localidades del interior del país, en las que se encuentran instalada la mayoría de los molinos».

Temas en esta nota