Avanza el acuerdo por la carne.

El Ministerio de Economía enviará en las próximas horas a las cámaras del sector frigorífico el texto del acuerdo para que la carne vacuna no sufra aumentos de precios durante los próximos 90 días...

Por
09deSeptiembrede2005a las08:41

El Ministerio de Economía enviará en las próximas horas a las cámaras del sector frigorífico el texto del acuerdo para que la carne vacuna no sufra aumentos de precios durante los próximos 90 días. El pacto, según adelantaron fuentes oficiales, podría así ser firmado el próximo martes.

El texto —que ayer fue revisado puntillosamente por los funcionarios del Ministerio de Economía— es bastante breve: se limita a establecer que las empresas faenadoras mantendrán hasta noviembre próximo los mismos precios para la media res que se registraron en promedio durante la segunda quincena de agosto.

Aunque a los frigoríficos no les guste utilizar la palabra, en los hechos este acuerdo actuará como un "congelamiento" de los precios de los bifes hasta después de las elecciones legislativas del 23 de octubre.

A pedido de los faenadores, el documento que se firmaría el martes próximo incluye una cláusula que los cubre de cumplir el pacto ante bruscas oscilaciones en el precio de la hacienda.

El Gobierno, en tanto, se reserva el poder de velar por el cumplimiento de los términos del acuerdo: la Oficina de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) podrá requerir cada 15 días las facturas a los frigoríficos, como instrumento de control.

Las fuentes consultadas por este diario consideraron ayer que los meses venideros deberían ser tranquilos en el Mercado de Liniers y que, por lo tanto, los frigoríficos no deberían tener inconvenientes para cumplir con el acuerdo para mantener quietos los precios.

"En los últimos días incluso hubo bajas de la hacienda", apuntaron. No había pasado lo mismo hasta ahora. Por eso, en lo que va del año, en los mostradores la carne subió casi 15%.

Ayer, en tanto, tres entidades rurales (Confederaciones Rurales, Sociedad Rural y Coninagro) manifestaron su malestar por haber sido excluidas de la negociación para lograr este nuevo acuerdo, que en rigor se limitó a frigoríficos, supermercados y consignatarios. En un comunicado, los hombres del campo reiteraron que, más que de este tipo de medidas, "la ganadería necesita de disposiciones que motoricen su evolución y le permitan responder a la crecientes demandas locales y externas".

"Los productores dicen que no son formadores de precios. Entonces, ¿para que los vamos a llamar?", ironizó un funcionario.

Más que por este acuerdo, los ruralistas están fastidiosos con la otra jugada de Economía para evitar sofocones con la carne. Se trata de la decisión de prohibir a partir de noviembre un peso mínimo de faena de 300 kilos.

Temas en esta nota