Prevén más escasez de aceite en las góndolas de los comercios chicos

El acuerdo de precios entre el gobierno y la industria fijó topes a los valores en las góndolas.

28deJuliode2008a las07:38

"Señores clientes: aceite comestible girasol y mezcla, máximo por compra dos (2) unidades por persona", reza un cartel en uno de los supermercados con mayor presencia en Rosario. La advertencia para los consumidores es el corolario de una larga disputa que vienen protagonizando el resto de los eslabones de la cadena hace unos meses—esencialmente la industria y la comercialización mayorista y minorista— y que quedó velada en medio del conflicto con el campo, pero que en rigor, nació como una derivación de ese enfrentamiento y promete recalentarse en las próximas semanas.

"Si no se resuelven los problemas con los márgenes de comercialización para los comercios más chicos (de cercanía), en ese sector que comercializa el 64% del consumo de alimentos, habrá desabastecimiento de aceite en poco tiempo", resumió el gerente general del supermercado mayorista Micropack, Carlos Berretoni, y así asumió la voz cantante de las empresas que conforman la Cámara de Autoservicios y Distribuidores Mayoristas de Rosario.

El dirigente adelantó lo que será la última escala de un problema que viene arrastrando disputas y acusaciones cruzadas y acumuladas en los últimos meses y que tiene como protagonistas a la industria, el supermercadismo, el sector mayorista y también el comercio minorista, que será la parte delgada de la soga que está por cortarse.

La semana pasada la industria aceitera, que había firmado con el gobierno un acuerdo de precios a fines de junio, acordó con el supermercadismo y el mayorismo reducir un incremento de precios que inicialmente estaba previsto sería del 10,4% al 5,2% y de esa forma darle algo de aire al sector comercial para recompongan sus márgenes de ganancia que estaban muy acotados tras el pacto con la Secretaría de Comercio Interior, a cargo de Guillermo Moreno.

Sin embargo, en ese tratamiento la industria no diferenció entre la supermercados (que venden directamente al público) y mayoristas (que venden a los comercios chicos o de cercanía). Con lo cual los almacenes, granjas y minimercados no podrán gozar de ningún margen de ganancia con la venta de un producto que, por otra parte (y por efecto del acuerdo), ahora llevará impreso el precio de venta en su etiqueta.

"La industria podrá vendernos y nosotros también, pero el comerciante chico no va a tener aceite, va a haber un desabastecimiento muy fuerte, porque en estos márgenes no entran dos canales", resumió Berretoni.

La negociación. En concreto, el acuerdo con Moreno habilitó a fines de junio a las industrias a aumentar un 10,4% el precio de fábrica respecto de los vigentes en noviembre de 2007 y fijó un margen del 10% entre el valor en góndola y el de industria. Esto desató la crítica de la cadena comercial que entendía que así se les ponía un cepo a los precios sin respetar sus márgenes de ganancia.

Ante esto, la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), criticó la decisión y argumentaron que el margen de comercialización del 10% para el sector minorista "significa una pérdida insostenible" y recordó que el canal supermercadista tiene costos que van del 28 al 30%, con lo cual si el esquema no se modificaba estarían vendiendo a pérdida.

Por eso, optaron por una estratégica que primero fue tácita y luego explícita: anunciaron y dejaron de comprar aceites, una situación que no fue ajena a quienes recorrieron las góndolas en las últimas semanas.

Según datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), las entregas promedio diarias a los supermercados cayeron en el período comprendido entre el 1 y 17 de julio. En ese lapso se vendieron 5,8 millones de litros (343 mil promedio diario), contra 8,6 millones en todo el mes de junio (302 litros promedio diario).

Temas en esta nota

    Cargando...