Embriones cordobeses de exportación

La empresa Irac-Biogen montó un centro integral para producir genética bovina.

22deAgostode2008a las06:58

Pozo del Tigre. En una zona donde la agricultura gobierna la escena, y a menos de 50 kilómetros de la ciudad de Córdoba, 180 vacas de las razas Simmental, Brangus, Braford y Angus conforman un reservorio para la producción de carne y de leche a nivel internacional. De las entrañas de estas madres saldrán 10 mil embriones anuales, de los cuales el 80 por ciento viajará al exterior para mejorar los planteles productivos de Colombia, Brasil, Bolivia, Ecuador. Lugares en los que la ganadería –a diferencia de lo que ocurre en nuestro país– exhiben hoy signos de crecimiento.

El plantel de donantes, bajo un modelo a corral con alfalfa y balanceado, habita un predio de 10 hectáreas del centro integral de reproducción, investigación y capacitación que la empresa Irac-Biogen construye en el norte del departamento Colón. Allí, un grupo de 15 médicos veterinarios se encarga de aplicar tecnologías reproductivas para mejorar la producción bovina.

El congelamiento de embriones es la técnica que el instituto ofrece para que el ganadero pueda elegir el tipo y la raza de acuerdo a sus necesidades y a las condiciones ambientales.

"Además de la exportación que es principal destino de la producción mantenemos algunos proyectos domésticos para productores que quieren mejorar su genética. Estamos trabajando con cabañas de Corrientes, Chaco y del norte de Santa Fe", explicó Humberto Tríbulo, uno de los propietarios del establecimiento, durante la recorrida que La Voz del Campo hizo por la nueva sede integral.

Interesados. Sus clientes son de los más variados. Desde el productor colombiano que hace carne en la sabana de Bogotá y tiene preferencia por el Angus Colorado, o la Simmental para doble propósito; la Federación de Ganaderos de Colombia (Fedegan) con la que cerró un acuerdo para enviar 10 mil embriones para mejorar sus planteles Brangus, hasta el goleador histórico de la selección nacional de fútbol, Gabriel Batistuta, que tiene una cabaña Braford en el norte de Santa Fe y apunta a hacer más eficiente su núcleo genético.

A punto de cumplir 20 años (el año próximo), la empresa tiene una particularidad que la hace única entre sus colegas. Conjuga el negocio de la producción con la investigación y la capacitación en reproducción bovina. Su nombre, Irac-Biogen, incorpora este doble propósito. Biogen es una empresa de producción y servicios destinada a facilitar la transferencia de nuevas tecnologías para el mejoramiento de la producción ganadera.

Por su parte, Irac (Instituto de Reproducción Animal Córdoba) es una asociación civil sin fines de lucro que desarrolla actividades en las áreas de investigación, capacitación y difusión, a través de la cooperación técnica con otras entidades similares del país y del exterior.

Procedimiento. Si bien el laboratorio trabaja con diferentes razas, el procedimiento de multiplicación es el mismo para todas. El objetivo es obtener el mayor número de embriones transferibles y que se traduzcan en una alta probabilidad de preñez.

Decidida la inclusión de la vaca como donante, después de sortear todos los controles sanitarios, el proceso de reproducción comienza con el tratamiento de superovulación. La técnica consiste en evitar la atresia (la muerte) de los folículos que crecen en la vaca cada de 21 días. En cada ciclo normal un vientre produce tres ondas con varios folículos de cuales sólo uno llega a ovular. Con la inclusión de hormonas, a través de la superovulación, se busca multiplicar el número de folículos. "Lo que hacemos con este tratamiento es tratar de que no se atresien (se mueran) demasiados folículos.

Con este tratamiento hacemos que ovulen 10 a 15 folículos. Cada uno de ellos contiene un ovocito, una célula germinal, que es la que se fertiliza y a part

Temas en esta nota

    Cargando...