La soja cayó 11% en una semana y resiente el ingreso de divisas

La recuperación del dólar en el mundo y el buen clima en EE.UU. influyen en los precios.

Por
08deSeptiembrede2008a las15:57

La soja se derrumba en el mundo y todos los analistas miran al dólar. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Sucede que en el mundo globalizado los commodities, como la oleaginosa, funcionan en el mercado como un precio más, cotizando en términos relativos. Así, si la devaluación del billete verde había apuntalado la trepada de los granos meses atrás, ahora su recuperación frente al euro parece ser el principal motivo de la baja de la soja.

Lo cierto es que el mercado de futuros de la oleaginosa cayó ayer 4,9% y acumuló una baja de 11,1% en una semana. La posición noviembre de este año en Chicago, la de referencia mundial, cerró ayer a 432 dólares por tonelada, y se aleja cada vez más de los máximos alcanzados en marzo.

"Los commodities reaccionan más rápido ante la inflación y luego empiezan a bajar cuando los otros precios se reacomodan", interpretó Javier Marcus, gerente de Desarrollo de Rofex, en línea con los conceptos difundidos por Guillermo Calvo, el economista argentino que predijo "la crisis del tequila" en México.

En tanto, Flavia Rossi, analista de mercados de fyo.com, coincidió en que el mercado internacional de commodities sigue volátil, presionado ahora por la recuperación que está experimentando el dólar contra el euro y las demás divisas".

Con todo, los especialistas aclaran que no hay una sola causa. Marcus destacó el efecto del llamado "mercado de clima", dando cuenta que la baja de las cotizaciones también tiene que ver con la buena situación de los cultivos de soja y maíz en Estados Unidos, el principal productor mundial.

Si de lamentos se trata, hay que tener en cuenta que en el cinturón agrícola norteamericano los cultivos fueron "bendecidos" en los últimos días por las lluvias que en nuestro país se esperan casi desesperadamente para sembrar.

Rossi apuntó que el valor de la soja fue el más "castigado" por el buen pronóstico de cosecha: su precio bajó cuatro veces más que los del maíz en esta semana. La analista tuvo en cuenta, además, la retirada de inversores especulativos que meses atrás habían encontrado refugio en los commodities. Y agregó: "El petróleo hizo lo suyo, cayendo 10 dólares cuando se confirmó que el huracán Gustav tuvo menos intensidad de la que se esperaba al llegar a tierra en el Golfo de México".

La situación representa millonarias pérdidas para los productores argentinos que aún conservan soja sin vender. De las 47,5 millones de toneladas cosechadas en la última campaña, quedarían sin vender 13 millones de toneladas, unas tres millones de toneladas más (26%) de lo que había en esta misma época de 2007: si se hubieran vendido en marzo los productores tendrían más de mil millones de dólares más y el Estado unos 350 millones de dólares por retenciones.

Igual, todos los analistas también coinciden en que los stocks granarios mundiales son cada vez más exiguos frente a una demanda de alimentos sostenida. Ese pronóstico es el que sostiene los fundamentos macroeconómicos de la Argentina.

Temas en esta nota

    Cargando...