Clima de tensión en la lechería

Aunque el gobierno y el sector lechero reflotaron la mesa de consenso conformada en el Grupo Lácteo, los conflictos no desaparecieron de la actividad. Reflejo de esas tensiones es la advertencia de una de las entidades que agrupan a las pymes lácteas sobre su situación de crisis. Para muchos, la actividad se encuentra en una zona de frontera.

Por
17deSeptiembrede2008a las07:29

Guillermo Gianassi, directivo de la Federación Agraria Argentina (FAA), sintetizó que con los valores actuales de la leche es imposible trabajar por lo cual "diariamente se caen uno o dos tambos en el país".

Su hipótesis se contrapone a los análisis técnicos de la secretaria de Agricultura de la Nación, quien de la mano de director de lecharía, Luciano Di Tella, señalan que al valor actual de la leche, ubicado en 1,05 peso, se cubren los costos de producción de largo plazo de 89% de los tambos de la Argentina, que representan el 96% de la leche del país.

Un estudio realizado por el Inta y la Comisión de Inversiones (CFI) asegura que el 89% de los tambos del país trabajaría en condiciones de rentabilidad.

"Esa rentabilidad es pequeña, pero la tienen, incluyendo la amortización de inversiones y el repago de los créditos", insistió el funcionario y remarcó además que "la mitad de los tambos opera en tierra propia y los cálculos se hicieron como si fuera toda alquilada".

Di Tella señaló que se analizaron más de 30 cuencas y tambos pequeños, medianos y grandes, con 90 costos de producción. En algunas áreas "tienen problemas muy gravesy no hay manera de arreglar su situación a través del precio", agregó y apuntó que ese 11% de tambos no rentables, que sumarían alrededor de mil unidades productivas, están concentrados en Entre Ríos, en la cuenca Abasto sur y en una zona cercana a Villa María. "A esas regiones vamos a llegar junto con las provincias", afirmó el funcionario.

"El escenario en general es extraño ya que con los aumentos de precio que hubo en los últimos 20 años el valor no es malo, pero sigue siendo la actividad de mayor esfuerzol", indicó Luis Marcenaro, consultor de "Producir XXI" y agregó que en la medida que la agricultura se hizo más fuerte, la lechería intensificó su producción para "defenderse".

También explicó que a pesar de todo, sigue siendo un menor negocio que la actividad agrícola, al cual le cedió 1.400.000 hectáreas en los últimos diez años. "Lo paradójico es que si no fuera por la soja, hubiese desaparecido mayor cantidad de tambos, ya que les ha permitido diversificación, liberando hectáreas de producción lechera para pasar a la agricultura", señaló el analista.

Con respecto a la liquidación de tambos, el especialista explicó que fue una tendencia en todo el mundo que se frenó porque se tomó conciencia y los países comenzaron a implementar políticas para promocionar la actividad. " Antes se producían 30 litros por hectárea, ahora 4000 litros por hectárea", sintetizó.

Para la industria, el escenario está complicado. "En los últimos tiempos, la demanda internacional cedió y arrastró los precios hacia bajo. Estamos lejos de los 4.500 dólares la tonelada y ni siquiera hay operaciones. Los grandes compradores internacionales de América están demorando sus opciones de compra, como Méxjco, Venezuelo o Cuba", apuntó Sergio Montiel, director de relaciones institucionales de Sancor.

Para Roberto Socin, representante de la Mesa Nacional de Productores Lecheros, para que lecheria crezca debe tener un precio atractivo. "El tema es si los mercados dan", dijo y agregó que se hay que determinar los problemas de quienes no pueden producir a estos costos.

Temas en esta nota

    Cargando...