Por la eficiencia, más que nunca

La compleja coyuntura no diezmó el interés por aprender. En Mar del Plata, se analizó el nuevo escenario.

20deSeptiembrede2008a las04:04

¿Cómo planificar la campaña gruesa? ¿Cuáles son las estrategias de manejo más adecuadas? ¿Cómo ganar eficiencia? ¿Cómo gestionar la empresa agropecuaria? ¿Qué contexto político y económico se viene? Las claves para descifrar esos interrogantes llegaron a buen puerto en Mar del Plata, donde productores, técnicos, asesores, politólogos y economistas tiraron algunas puntas sobre las estrategias agronómicas, organizacionales y hasta políticas que deben tomar los productores de cara al futuro cercano.

Esos temas se abordaron en la edición 2008 de Mundo Agro, que se realizó en Mar del Plata, donde se notó que los productores sienten la necesidad de encontrar certezas, de pisar en tierra firme luego de un año en el que navegaron a la deriva.

A pesar de la "calma" a nivel local, ahora las dudas recaen sobre el rumbo económico mundial. En este sentido, Alfredo Cirilo, del INTA Pergamino, dijo que el escenario mundial que viene incluirá una "mayor demanda de alimentos, con una fuerte predominio de la soja".

Con el impulso de la demanda de granos, la Fundación Producir Conservando estima que, para 2015, Argentina alcanzará una producción de 122 millones de toneladas. Claro que ese pronóstico puede encontrar algunas dificultades, como el rumbo de la economía mundial y regional, y los subsidios y el proteccionismo.

Como es habitual, uno de los ejes del encuentro pasó por la tecnología, que aporta las herramientas clave para la nueva agricultura. Jorge González Montaner, reconocido especialista y asesor CREA, anticipó que para las enfermedades ya se está utilizando la teledetección, una herramienta que puede leer temperatura de las plantas por fluorescencia para determinar en qué situación se encuentra.

Además, destacó el concepto de eficiencia como parte de la tecnología. "Las tecnologías de conocimiento, por su impacto en la información disponible, son aliadas indispensables de la mejora de la productividad", indicó.

González Montaner resaltó que la estrategia de una empresa agropecuaria consiste en pasar de una visión general a focalizarse en cada detalle. Como ejemplo, dijo que los productores tienen que "prestar mucha atención a cómo escurre el agua en cada ambiente".

La agricultura por ambientes fue el tema que abordó Fernando Menéndez, quien enumeró las cinco etapas de ese proceso: la delimitación, la caracterización, las reglas de decisión, la aplicación y el seguimiento en el tiempo.

De esas cinco etapas, Menéndez destacó que en las dos primeras hay que valerse de herramientas como monitores de rendimiento y fotos satelitales. El especialista resaltó que en el manejo por ambientes "no se trata solo de cambiar el nivel de insumos utilizados o la intensidad de aplicación; también hay que saber acomodar el ciclo del cultivo, para adecuarlo a la mayor disponibilidad de los recursos".

Luego, una vez que el productor tiene relevada la información, llega la hora de decidir. "En esta etapa se deben generar reglas de decisión que permitan hacer un seguimiento en el tiempo", sugirió Menéndez.

De la mano del manejo por ambientes, Emilio Satorre, coordinador académico de Mundo Agro, enfatizó que la intensificación productiva y dijo que eso "lleva a las empresas a adoptar sistemas más complejos". Por eso, hoy sólo vale pensar en cultivos dobles, el uso de mapeos satelitales y de información georreferenciada, entre otras herramientas.

Para ganar en eficiencia, Pablo Calviño, asesor de El Tejar, dijo que la empresa agropecuaria de hoy debe tener cuantificadas todas las variables posibles de ser medidas. "Así, eliminamos el masomenómetro", graficó.

Medir las variables permite acotar el riesgo de la empresa. Y para reducir el margen de error, Calviño recomendó el uso de los mapas

Temas en esta nota

    Cargando...