Caída bursátil afectó a agroalimentarias

Bunge, ADM, Monsanto, Syngenta son algunos de los colosos que vieron ayer desplomarse el precio de sus acciones cuando el índice Dow Jones se precipitaba en caída libre, por el voto no positivo del Capitolio.

30deSeptiembrede2008a las12:50

Conocida la noticia de que la Cámara de Representantes de los Estados Unidos pronunció un voto no positivo para el rescate financiero de 700 mil millones de dólares ideado por el gobierno de George Bush, el índice Dow Jones (DJ), el más importante de ese país se vino en picada con una pérdida final de 6,53%.

El índice DJ de la bolsa neoyorquina se desplomó en cuestión de minutos en más 512 puntos, y la situación era calificada por los analistas desde el recinto norteamericano como “catastrófica”. Pero sería solamente el inicio, poco después la caída llegaba a 777 puntos, una disminución mayor a la registrada cuando se produjo el atentado a las Torres gemelas.

En su desplome la bolsa norteamericana arrastró a todos los centros financieros y bursátiles del mundo y el efecto se agudizó no ya en el mercado financiero sino en empresas cuya actividad está ligada a la economía real.

De tamaño descalabro no pudieron ser ajenas empresas consideradas como poderosos gigantes a nivel global como las multinacionales Bunge Limited, Archer Daniels Midland (ADM) Company, Monsanto Co. y Syngenta, por mencionar algunas.

Todas ellas registraron pérdidas en la jornada de ayer que no será fácil de olvidar para la historia de esas corporaciones. Por ejemplo, las acciones de Bunge sufrieron en la jornada de ayer una disminución del 13,98% de su valor al cerrar a 60,10 por acción.

Para encontrar un precio más bajo en la cotización de la empresa hay que remontarse a octubre de 2006, es decir dos años atrás. Bunge había cerrado el viernes a un valor de 69,86 pero comenzó la apertura del lunes en baja.

Luego de la fatídica jornada y de haber llegado a un piso de 59,03, la empresa se recuperó parcialmente hasta llegar a 60,74, para cerrar minutos después a 60,10 lo que significó una caída de 9,77 dólares por acción, y una pérdida en la jornada de casi el 14%.

Otra aceitera, Archer Daniels Midland (ADM), abrió el lunes negro en Nueva York a un valor de 22,61, pero 45 minutos más tarde el valor de la acción de ADM ya se ubicaba en 21,54, más de un dólar por debajo de la apertura.

Luego de transitar por una meseta en torno a un valor de 21,50; la noticia del Parlamento norteamericano la empujó barranca abajo y llevó el precio de la acción al mínimo de la jornada en 20,36.

Al final ADM pudo remontar unos centavos la cotización y terminó cerrando el día a un valor por acción de 20,49, el precio más bajo desde junio de 2005, y que le significó ayer una caída final de 10,45% en la cotización, luego de perder 2,39 dólares la acción desde el inicio del día.

Durante abril, cuando el valor de la soja parecía no tener techo, ADM llegó a cotizar en el mercado neoyorquino a 48,18 por acción, el precio ayer fue un 57,47% menos que entonces.

Pero el lunes fatídico también afectó a otro coloso del agronegocio mundial como Monsanto Co. La poderosa empresa proveedora de agroinsumos a escala global arrancó la jornada en baja con un valor de 103,18 por acción, luego de haber cerrado en alza el día viernes a 106,06.

Sin embargo, Monsanto no fue la excepción frente al colapso generalizado y luego de sostenerse en una meseta en torno a los 100 dólares la acción, comenzó el proceso descendente. Para colmo desde Europa se conoció la noticia de que la Comunidad postergaría la aprobación de la soja RR2 (ver aparte).

La novedad empujó la cotización de los papeles de Monsanto hacia abajo hasta llevarla a los 93,09 por acción, en medio del pánico incrementado por el rechazo del Capitolio al rescate financiero de Bush.

Al fin Monsanto se pudo recuperar un poco y ganó unos dólares más pa

Temas en esta nota

    Cargando...