El Gobierno criticó con dureza al agro

Que le pidan a Bergoglio que rece más fuerte y haga llover, fue la respuesta del kirchnerista Kunkel.

02deOctubrede2008a las07:58

Como en los peores días del conflicto por las retenciones móviles, el Gobierno y diferentes referentes del kirchnerismo salieron ayer a cuestionar con dureza a los dirigentes ruralistas por la decisión de la mesa de enlace de retomar la protesta con un paro de seis días que comenzará a regir mañana.

Desde la Casa Rosada, el ministro del Interior, Aníbal Fernández dijo que el paro del campo "tiene un fuerte corte político".

En declaraciones al canal C5N Fernández expresó que "el secretario de Agricultura (Carlos Cheppi) hizo propuestas comunes a las agrupaciones y muchas veces fueron citados y no vinieron".

De todos modos, Fernández se mostró optimista y aseguró que todavía espera que la mesa de enlace "reflexione" sobre el paro que comenzará a regir mañana y durará seis días.

En tanto, uno de los máximos exponentes del kirchnerismo, el diputado Carlos Kunkel sostuvo que "ahora parece que tenemos la culpa de que no llueva, que le pidan a [el cardenal Jorge] Bergoglio que rece más fuerte y haga llover", afirmó el legislador a Radio Continental. Con esas palabras, el diputado asoció a los dos sectores de la sociedad que osaron enfrentar abiertamente a la administración Kirchner.

Dejando de lado momentáneamente la fuerte disputa que mantiene con Cheppi por las restricciones a las exportaciones de carne, el presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), Ricardo Echegaray, también se pronunció contra el campo. "Este sector [por el agro] no está dispuesto al diálogo, sino al enfrentamiento con agresividad y un desconocimiento técnico de la realidad", dijo.

A la vez, Echegaray, que acusó a los integrantes de la Comisión de Enlace de entorpecer las negociaciones con la nueva protesta añadió: "Están pegando un portazo al diálogo. Desde la Oncca nos reunimos sistemáticamente todos los meses con el sector", se quejó el funcionario.

"Lamentablemente en esas reuniones, los únicos cuatro asientos vacíos fueron los de la mesa de enlace", insistió Echegaray en declaraciones a FM La Isla consignadas por la agencia DyN.

La nueva protesta agraria también hizo reaparecer al piquetero oficialista Luis D Elía, que repitió un discurso conocido: "Con esta medida no hacen más que lanzar el partido de las oligarquías rurales y a sus candidatos, los integrantes de la mesa de enlace, para las elecciones del año que viene", dijo.

Por su parte, el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, dijo que "hay cuestiones netamente sectoriales, pero otras que las superan y se transforman en cuestionamientos al modelo económico", sostuvo el funcionario.

Cautela
Con la mirada posada sobre la reacción de la sociedad ante la medida de fuerza que lanzaron anteayer, los ruralistas se cuidaron de responder en el mismo tono, pero sin quedarse atrás.

"Lo de Kunkel es realmente grotesco, con lo que dice me parece que está claro cuál es la respuesta del Gobierno a nuestros problemas", afirmó el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati.

Para su par de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, "se necesitan legisladores que sean más serios. Además, no tenemos ningún problema en que nos relacione con la Iglesia".

Mientras decenas de programas de radio y televisión reproducían este tipo de expresiones, en el interior, las filiales locales de las cuatro entidades comenzaban a prepararse para las jornadas de protesta, durante las cuales los dirigentes ruralistas encabezarán diversos actos. En los próximos días, Biolcati irá a Bahía Blanca y Buzzi estará en General Pico y Rufino, entre otras localidades.

Consultados por LA NACION, Biolcati y Buzzi no desconocieron que buena parte de los habitantes de las grandes ciudades no comprenden el regreso de los productores a las

Temas en esta nota

    Cargando...