Presión por un nuevo acuerdo lechero

Guillermo Moreno amenaza a la industria para que acepte pagarles a los tamberos 1 peso por litro; lo apoya un sector.

14deOctubrede2008a las06:40

Guillermo Moreno no parece descansar nunca. En medio del fin de semana largo, el secretario de Comercio Interior puso en marcha, teléfono en mano, una fuerte presión sobre varios industriales del sector lácteo para intimarlos a que acepten firmar en las próximas horas un nuevo acuerdo por la leche. Y, aparentemente, lo hizo con su clásico manual de procedimiento: amenazando con cerrar las exportaciones de este rubro y mandar inspecciones impositivas a las empresas.

Del otro lado de la línea, sin más que la resignación, los ejecutivos escucharon los sermones del funcionario, que habría puesto como fecha para la rúbrica del convenio mañana o, a más tardar, pasado mañana. Ya tendría acordado hacerlo con un grupo de tamberos afines, mientras sigue tratando de convencer a algunos empresarios no sólo a fuerza de esas amenazas, sino prometiendo pagar compensaciones adeudadas desde enero pasado que representan casi $ 300 millones. Además, les prometió comprar los stocks de más de 50.000 toneladas de productos que, por sus trabas a las exportaciones, las empresas acumularon hace dos meses.

A principios de la semana pasada, Moreno ya había intentado doblegar a los empresarios para que acepten un acuerdo de 1 peso el litro para los tamberos, pero uno por uno los industriales le dijeron que no. Se excusaron aduciendo que por los excedentes internos, la mayor producción y la caída del precio internacional (de 5000 dólares la tonelada de leche en polvo hace dos meses, hoy se están cerrando negocios por debajo de US$ 2500), hoy el mercado no da para más de 85 centavos el litro. Por el pacto vencido en septiembre pasado las usinas debían pagar 94,5 centavos, mientras el Estado ponía 10,2 centavos de subsidio.

Salvo los máximos dirigentes de las cámaras de Córdoba, Santa Fe y La Pampa, que integran un grupo de productores afines a Moreno, conocido irónicamente por sus colegas del sector como los "tamberos K", en otras provincias y entidades gremiales los productores también le dijeron que no al funcionario.

Fin de semana "duro"
"Ha sido un fin de semana duro; pensábamos que esto ya había terminado (por la presión de Moreno), pero desde el viernes pasado está llamando para que firmemos", dijeron en una empresa. "Promete pagar las compensaciones atrasadas, pero por otro lado presiona con el cierre de las exportaciones", señalaron en otra compañía. Según dijeron en esa empresa, con tal de tener su firma, en un momento el funcionario les habría dicho: "Bueno, firmen igual aunque después no lo puedan cumplir, pero firmen...".

Otro industrial fue todavía más elocuente sobre cómo ha alterado Moreno el ánimo de los empresarios durante el fin de semana largo. "Yo alcancé a irme unos días afuera, pero en la empresa están como locos porque Moreno sigue llamando", comentó entre risas. Fuentes industriales estiman que por no haber vendido cuando la tonelada de leche en polvo cotizaba a US$ 5000, algo que coincidió con las trabas a las exportaciones, el sector perdió ingresos por más de US$ 125 millones.

Según trascendió, por estas horas sólo una de las principales industrias del sector estaría dispuesta a ponerle la firma al acuerdo.

Después de haber fracasado en la misión de lograr un convenio la semana última, el mismo Moreno le habría avisado al grupo de tamberos afines a su postura que mañana o pasado mañana se firmaría, luego de que él dio "la batalla final" para persuadir a los empresarios. La semana pasada, Moreno protagonizó un choque con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, más partidario de "aflojar" los controles al sector, que según varias fuentes terminó cuando Cristina Kirchner los reprendió con la frase: "Me tienen cansada de que me traigan problemas con los lácteos".

Lla

Temas en esta nota

    Cargando...